Con elogios a las Macrinomics, terminó la misión

 

Ayer concluyó oficialmente la revisión de la economía que estipula el artículo IV del FMI, y el organismo expresó su opinión sobre el estado de la economía local en un comunicado que difundió por la tarde.

 

“Al entrar en funciones, el nuevo Gobierno se enfrentó a desequilibrios macroeconómicos generalizados, distorsiones microeconómicas y un marco institucional debilitado. El Gobierno ha logrado un importante avance en la transición ambiciosa y muy necesaria hacia un marco mejor de política económica. Hay que felicitar al Gobierno por su claro compromiso para bajar la inflación a niveles de un dígito y reducir el déficit fiscal”, señaló el FMI tras la primera revisión en una década.

 

El FMI ahondó en la herencia kirchnerista. “Los niveles de consumo eran insosteniblemente elevados, la inversión se encontraba en niveles históricamente bajos y los profundos déficit fiscales se financiaban mediante la creación de dinero, lo cual generó altos niveles de inflación. Entre las distorsiones microeconómicas se encontraba una extensa red de controles administrativos (por ejemplo, barreras comerciales, restricciones cambiarias y controles de precios) y un clima empresarial que erosionaba la competitividad y socavaba el crecimiento a mediano plazo”, consideró.

 

“Ante esta difícil situación, el Gobierno puso en marcha una transición ambiciosa y muy necesaria hacia un marco mejor de política económica. El avance logrado es importante. El tipo de cambio ahora es determinado por el mercado y los controles cambiarios han sido eliminados. El aumento de las tarifas de los servicios públicos los ha acercado a los precios internacionales. El acuerdo con los acreedores ha hecho posible el regreso a los mercados internacionales de capital, tanto para el sector público como para el privado. Se han anunciado metas fiscales y objetivos de inflación de mediano plazo, así como la adopción de un esquema moderno de metas de inflación. Por último, se está reconstruyendo la agencia estadística nacional, permitiendo la generación de datos fidedignos y de mejor calidad sobre la inflación, el comercio internacional, el mercado laboral y el PIB”, dijo el FMI y sugirió, así, que el levantamiento de la “moción de censura” que pesa sobre el país podría ser muy pronto.

 

Asimismo, y para cortar con tanta dulzura, apuntó algunos desafíos y tareas pendientes para lograr “una mejora constante de los niveles de vida de la población argentina”. Por último, el comunicado dice que “la misión desearía agradecer a las autoridades la franqueza y la apertura del diálogo”.

 

Unas horas antes, Alejandro Werner, director del Departamento Hemisferio Occidental del FMI, habló con la prensa tras disertar en la Conferencia Anual de Fiel, adelantó algunos elogios y consideró positivo el gradualismo que impone el equipo económico. “Los procesos de corrección de la economía deben ser graduales, para que se den la mano con la reactivación”, dijo.

 

Werner mantuvo encuentros separados ayer con Federico Sturzenegger y Alfonso Prat-Gay, y allí hizo correr sus conclusiones. Se volverán a ver las caras en unos días en el marco de la Asamablea de Primavera del FMI en Washington. Allí, además, los funcionarios argentinos tendrían un mano a mano con la N°1 del FMI, Christine Lagarde.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *