Caputo tranquilizó

 

Tras la presentación que realizara el ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay, la semana pasada en el Congreso, ayer fue el turno de sus colaboradores más cercanos.

 

Una de las palabras más esperadas, dada la creciente preocupación de varios economistas y dirigentes políticos por el uso excesivo del endeudamiento externo para financiar el gran rojo fiscal (máxime en un contexto en el cual la meta para 2017 se elevó en casi un punto del PIB), era la del secretario de Finanzas, Luis “Toto” Caputo.

 

El funcionario intentó aplacar esos temores y dijo que la deuda “es menor de lo que se dice” y “va a terminar con un ratio respecto a los privados y organismos multilaterales de crédito que superará escasamente el 25% del PIB”. La deuda total sobre el PIB, en tanto, finalizará el año en 52,5%, un nivel bajo en términos históricos para el país.

 

Argentina, añadió, sigue “muy lejos de lo que pueden llegar a ser índices preocupantes” de endeudamiento, agregó y destacó el acierto de “poder abrir los mercados para poder financiarnos estos dos primeros años” tras solucionar el pleito con los holdouts en abril pasado luego de la emisión de US$ 16.500 millones.

 

Caputo señaló que “la decisión de que el Gobierno haya pagado a los holdouts en efectivo permitió una quita del 40%” y esa decisión permitió “una refinanciación a treinta años a una tasa promedio de 6,5% en lugar de 15% o 20% como se llegó en algún momento”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *