Blanqueo: vence el plazo para el bono más corto

 

apartado-blanqueo

Con poca adhesión, hoy vencerá la suscripción al primero de los dos bonos lanzados para quienes decidan adherir al blanqueo de capitales aprobado a mitad de año. Según explicó el analista Fernando Baer (Quantum Finanzas), a El Economista, este título a tres años no tendrá muchos suscriptores porque “no paga ningún interés y obliga a inmovilizar el capital por tres años”.

 

Para los especialistas, el interés estará puesto en el otro título a siete años que ofrece el blanqueo, el llamado “bono mágico”, que podrá suscribirse hasta el 31 de diciembre. La principales ventajas que ofrece respecto al otro es que sí paga cupón (1% anual) y que libera de inmovilizar dos tercios del monto suscripto. Así, por ejemplo, si alguien blanqueara US$ 900.000, deberá suscribir el título por un tercio (US$ 300.000) y dejar inmovilizado ese capital por cuatro años, pero tendrá libres para invertir los restantes US$ 600.000.

 

“Va a ser la opción más buscada, y en parte por eso es que vienen subiendo los bonos”, aseguró Baer. Sin embargo, el problema del “bono mágico” es que el 1% que paga, si bien supera al rendimiento del título a tres años que termina hoy, está debajo de lo que rinden otros instrumentos similares de igual duración: entre 5% y 6%.

 

La tercera opción que ofrece el blanqueo, que también se estima que tendrá una alta adhesión, es ingresar con al menos US$ 250.000 en un fondo común de inversión (FCI) inmobiliario. Desde la consultora financiera Consultatio, que planea lanzar un instrumento de este tipo, consideraron que esta inversión dejará un “rendimiento extraordinario”, sobre todo si apunta a oficinas triple A. Sin embargo, debe considerarse que los FCI cobran un cargo de administración del 2% anual y que los fondos deben mantenerse al menos cinco años.

 

Aunque estas son las tres opciones formales que ofrece el blanqueo, hay una cuarta que recomiendan prácticamente todos los analistas: en vez de suscribir a cualquiera de estos instrumentos, conviene pagar el 10% de impuesto (exigido para quienes exterioricen más de $ 800.000) y tener los fondos disponibles para armar una cartera propia de inversión.

 

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *