Avanzan acuerdos por la reforma electoral

El oficialismo negocia con el Frente Renovador la implementación integral de la BUE a partir del 2017.

 

Después de varias semanas de negociaciones, y tras varias idas y vueltas, la reforma electoral podría haber encontrado su rumbo e ir en dirección hacia la firma del dictamen y su posterior aprobación. Cambiemos impulsaría, con el necesario respaldo de sectores de la oposición, la implementación de la Boleta Unica Electrónica (BUE) en todo el país a partir del año próximo. El proyecto que tomaría fuerza, además, permitirá votar a diferentes agrupaciones en las PASO y estará incluida la paridad de género.

 

Sistema BUE

 

Cuándo el Poder Ejecutivo presentó en la Cámara de Diputados la reforma electoral, que traía como novedad la implementación de la BUE en todo el país, recibió un primer freno: la dificultad de que esto pueda ser posible, por la falta de tiempo. Fue a causa de esas críticas de la oposición que el oficialismo aceptó otorgarle gradualidad al procedimiento, y había adelantado la selección de siete provincias más la ciudad de Buenos Aires para inaugurar – o continuar– el sistema desde el 2017. Al encaminarse el dictamen con ese criterio, el que alzó la voz y cuestionó la modificación fue el Frente Renovador, que no aceptaba el hecho de que se utilice más de un sistema de votación en las elecciones. El proyecto habría tomado un nuevo giro y ahora sí se aceptaría el reclamo del massismo y el Gobierno estaría de acuerdo con la implementación total del nuevo sistema en la próxima instancia electoral, informaron fuentes de Cambiemos a El Economista. Para tomar esta decisión, tanto la Cámara Nacional Electoral -encargada del control–, como el Ministerio de Modernización –que lleva a cabo la implementación- habrían dado el vistobueno y el compromiso a realizar la reforma.

 

Consultados por este diario, tanto en el oficialismo como en el Frente Renovador prefieren ser cautos y avisan que siguen en proceso de negociaciones, pero que éstas van en camino a encontrar consenso. Según informó una diputada de Cambiemos, el martes de la semana próxima podría haber dictamen de comisión y el primer miércoles de octubre se podría aprobar en el recinto. A su vez, para evitar más retrasos, aseguran que los senadores forman parte del debate interno, lo que significaría que una vez que el proyecto arribe a la Cámara Revisora, se ratificaría la iniciativa. En caso de que esto no suceda, los diputados cuentan ahora con el antecedente de la ley de Acceso a la Información Pública, que, al regresar el proyecto con modificaciones del Senado, la Cámara Baja insistió con el texto aprobado en Diputados con el respaldo de dos tercios del recinto.

 

Sin cambios en las PASO

 

El sistema BUE no es el único aspecto de la reforma que fue cuestionado en los plenarios de comisión. El proyecto del Ejecutivo impulsaba modificar las PASO al impedir que el elector pueda votar a dos agrupaciones diferentes, en distintas categorías, lo que tradicionalmente se conoce como “corte de boleta”. Tras las críticas de partidos provinciales y municipales, y sumado al riesgo de que sea judicializado, el oficialismo aceptó ofrecer en la BUE, la posibilidad de que se pueda votar tanto por categoría, como por agrupación. De elegir la primer opción, el votante puede seleccionar a diferentes frentes.

 

La paridad de género fue de los pocos aspectos que, desde que fue propuesta por los diputados, logró un consenso generalizado de todos los bloques, y también del Poder Ejecutivo. La campaña que impulsa el 50% por género en cada lista electoral no estaba incluida en el proyecto que el Gobierno envió al Congreso, pero aceptó la inclusión del artículo tras el reclamo de diputadas y diputados de todos los sectores, con origen en Cambiemos y el Frente Renovador.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *