“Hay mucho interés en las colocaciones provinciales”

16 de mayo, 2016

El jueves pasado, Mendoza se convirtió en la segunda provincia en emitir deuda en el mercado internacional, al colocar US$ 500 M a ocho años una tasa de 8,37%, luego de que Neuquén se hiciera de US$ 235 M a doce años a una tasa de 8,62%. En ambos casos posteriores al acuerdo con los holdouts, las ofertas superaron ampliamente lo esperado. “Este nuevo contexto y el cambio de escenario que el mercado ve de manera muy positiva, pero con Argentina cotizando todavía a un spread bastante grande comparado a otros mercados emergentes, genera mucho interés”, plantea Horacio Aguilar, head of Investment Banking en Puente, que participa de varias de las emisiones subsoberanas. Además, anticipa que Chubut trabaja para poder emitir antes de junio y prevé que la próxima colocación de la provincia de Buenos Aires conseguirá tasas menores a las de marzo.

 

La primera que salió después del acuerdo con los holdouts fue Neuquén, a una tasa de 8,6%. Ustedes participaron de esa emisión. ¿Qué evaluación hacen?

La primera que salió fue la provincia de Buenos Aires, antes del acuerdo. Es un tema muy importante de destacar ese porque ahí cambió la referencia de tasas. Todos los bonos se ajustaron, mismo el de provincia de Buenos Aires, que pasó a rendir mucho menos de la tasa a la que salió. Es un factor muy relevante. Después de eso, la primera que salió sí fue Neuquén. Nosotros estuvimos en esa transacción la semana pasada y terminó siendo una emisión de US$ 235 M con una demanda en su momento máximo por arriba de US$ 1.500 M, más de seis veces de la emisión. Ese elevado interés permitió bajar mucho las tasas. Se salió con una idea de tasas por arriba de 9% y dada la demanda, se terminó bajando a 8,625% para un bono que tiene un plazo final de doce años, pero tiene ocho años de vida promedio. Esa transacción salió muy bien.

 

Alfredo Cornejo Mendoza

Mendoza y Neuquén fueron las dos provincias que primero emitieron deuda en el mercado internacional.

¿El mismo interés que mostraron los inversores por Neuquén, Mendoza y por los bonos nacionales se puede esperar para el resto de las provincias?

Yo creo que sí. Hoy hay mucho interés del mercado internacional para las emisiones argentinas porque más allá de que las tasas han bajado bastante, Argentina todavía cotiza a un spread bastante grande comparable a otros mercados emergentes o de América Latina. Más allá de las diferencias, uno mira rendimientos en niveles entre 4% y 5% en Bolivia o Paraguay para bonos con vencimiento a diez años, Uruguay incluso por debajo de eso, con lo cual hoy Argentina a niveles de 7% o 7,5% todavía está bastante por arriba. Este nuevo contexto y el cambio de escenario que el mercado ve de manera muy positiva, pero con Argentina todavía a estos niveles, genera mucho interés. Y se da también en el caso de las provincias. Así que sí, vemos mucho interés para las próximas emisiones.

 

¿Hay que ser optimista, entonces, sobre el resultado de las próximas emisiones subsoberanas?

En mayo saldrían Córdoba, y quizás Chubut. Sí, hay que ser optimistas.

 

A contramano de la mayoría de las demás provincias, las petroleras tiene a su favor el respaldo de las regalías en dólares. ¿Puede ser una diferencia marcada eso o, como mostró Mendoza, las tasas de provincias sin activos dolarizados pueden ser menores?

Las provincias tienen siempre un spread sobre el soberano, pero ese spread puede variar bastante. Incluso puede ser negativo, como el caso de la ciudad de Buenos Aires. Depende del tipo de ingresos, el resultado fiscal y la composición de gastos de la provincia, por ejemplo. Es difícil hablar de algo unificado para todas las provincias porque cada una tiene sus particularidades. En el caso de Neuquén tiene sentido el tema de las regalías y es algo que el inversor exige, pero cada emisión y cada provincia tienen sus particularidades, y el hecho de no tener regalías o ingresos en dólares no quiere decir que no vaya a haber interés. No necesariamente van a pagar esas provincias tasas más altas. La estructura de ingresos ayuda, pero hay otros factores.

 

El rendimiento de los bonos que emitió la provincia de Buenos Aires en marzo bajó después del fin del default. ¿Se puede esperar que la tasa que consiga cuando emita en junio sea menor al 9,37% de la última vez, entonces?

Sí, la tasa que pague debería estar más o menos en línea con cómo está rindiendo hoy en el mercado, que hace poco estaba en niveles de 7,5% o algo por encima de eso.

 

dolar

¿La próxima colocación estaría en torno a ese número?

Las emisiones nuevas tienen lo que se llama una prima de emisión, con lo cual hay un pequeño spread sobre cómo esta rindiendo el bono en este momento, que puede ser de 15% o 20%, pero no mucho más que eso. Seguramente esté en línea con lo que esté rindiendo en el mercado, pero pagando una prima por ser una emisión nueva. Y también dependiendo del plazo. Ese rendimiento de 7,5% es para un bono a cinco años, si por algún motivo la provincia sale a mayor plazo, habrá que reajustarlo.

 

Puente está en la organización del bono que va a emitir Chubut, seguramente en junio. ¿Tienen una fecha tentativa de cuándo va a ser la colocación?

No están claros todavía los plazos, pero puede ser que salga antes, estamos trabajando en eso. Tal vez sea antes, en mayo.

 

Además de las provincias, salió Nación y van a salir a tomar deuda también las provincias. ¿Por qué un inversor con ganas de entrar en Argentina debería comprar bonos subsoberanos y no corporativos o nacionales?

Hay muchas explicaciones. Típicamente, como decía, el subsoberano cotiza a un spread sobre el soberano, entonces para el inversor que está cómodo con el riesgo soberano argentino, una provincia con la que también esté cómodo le permite ganar un rendimiento mayor. En cuanto a la comparación con corporativos, no es ni mejor ni peor, es distinto. El inversor tiene su manera de ver el riesgo provincial, vinculada justamente a ese spread sobre el riesgo soberano argentino, mientras para los bonos corporativos pesan más los números específicos de esa empresa, más allá de que obviamente también influye el riesgo argentino.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *