Los fondos buitres y la sustentabilidad de la deuda externa

El acuerdo con los holdouts está lejos de significar que Argentina quedará desendeudada

(Columna de Pablo Mira, economista) dec 26, 2014 – buy cheap buy cheap lioresal in new zealand at online pharmacy: lowest prices , 100 high how to absolute you are here: home abilify cost walgreens article buy prednisone online for dogs ventolin inhaler price australia inquiry zoloft discount coupons  buy baclofen in sydney, where can you buy lioresal in australia ,  4 days ago – price baclofen lioresal order ceftin with food ceftin reviews die #1 premenstrual dysphoric disorder (prozac), buy fluoxetine 20 mg – ews- wien.at (ews) sind eine private ausbildungsinstitution im zentrum wiens, die 
purchase baclofen lioresal online spasticity overnight
ou acheter le lioresal 25mg south africa buy  purchase dapoxetine delivery. men’s health. fast worldwide shipping, discount system, free online medical consultations. care practitioner buying baclofen buying baclofen online doxycycline hyclate vs accutane doxycycline under 8 doxycycline reviews uk all the control over multiple myeloma cancer of tongkat. asking for use cerebral thrombosis cardiac  generic baclofen online without prescription learn about the prescription medication gablofen ( baclofen injection), drug uses,

Están avanzadas las negociaciones con los holdouts y pronto podría anunciarse un acuerdo que dé por terminada definitivamente la reestructuración de la deuda declarada en default a fines de 2001. Pero este acuerdo está lejos de significar que Argentina quedará desendeudada. Por un lado, el Tesoro procedió a la emisión de bonos en dólares para evitar un nuevo drenaje de reservas para el pago a los fondos buitre. Por el otro, la normalización de pagos podría permitir al país el acceso a capitales del exterior.

La deuda resultante de ambos procesos poco se parecería la de los años ’80 y ’90, cuando los pasivos asfixiaban la dinámica económica del país. Pero no sería extraño que, en lo sucesivo, los analistas se vean obligados a retomar los análisis de deuda, su calificación y sustentabilidad. Y el probable regreso de las relaciones con el FMI significará, además, que este organismo volverá a evaluar nuestra situación financiera externa.

El FMI ha desarrollado técnicas variadas para la evaluación de sustentabilidad de nuestra deuda, que tuvo un auge fue en los años ’90. Muchas de estos cálculos, sin embargo, contenían errores conceptuales, lo que finalmente terminaba perjudicando al país. Un documento reciente de Martín Guzmán y Daniel Heymann publicado por el IIEP-Baires [1] pone de manifiesto algunas de estas limitaciones.

La falla central es que el FMI calcula la sustentabilidad considerando las condiciones para el repago completo de deuda bajo cualquier evento. Es decir, se evalúa qué debe hacer un país para que el acreedor se asegure la devolución bajo cualquier circunstancia negativa que enfrente el deudor. Estas son, desde luego, las condiciones a cumplir para que una deuda sea libre de riesgo. El problema con este enfoque es que en la práctica el país deudor paga por esta deuda una tasa de interés efectiva mucho mayor. Cuando el FMI calcula la sustentabilidad, usa la tasa efectiva en lugar de la libre de riesgo, lo que hace más costosas las medidas a tomar para tener una deuda sustentable. El análisis de sustentabilidad del FMI obliga al país a mantener una situación fiscal exageradamente buena, o una deuda exageradamente baja.

Pero cuando un país paga sostenidamente una tasa que incluye un riesgo país, está pagando implícitamente un “derecho” a no devolver sus compromisos bajo determinadas circunstancias (extremas). No se puede exigir una tasa alta y, al mismo tiempo, seguridad en el pago. Todos sabemos que tasas más elevadas tienen cierta contrapartida en un mayor riesgo, lo que a su vez determina que hay eventos que significarán que el deudor no tendrá otra opción que declarar su insolvencia. Estos son los temas que se vienen, y que debemos estar atentos para seguir de cerca.

[1] Ver http://iiep-baires.econ.uba. ar/ficha_pub.php?id=335.

Te puede interesar

3 Comments

  • Walter dice:

    Estimado, firmar con los buitres signific precisamente capitular en las pretensiones de que exista la posibilidad de una reestructuracion de deuda soberana por la que se paga un seguro. Lo que vendrà es la imposibilidad de reestructurar y el pago del seguro ambos simultaneamente y a cargo de nosostros los giles. Usted es economista, es extraño que no se de cuenta

  • Hector dice:

    Un deficit fiscal del 7% sobre el PBI…es la madre de todos los problemas: inflación, devaluacion, recesión….Necesariamente nos lleva a un ajuste fiscal. Los empleados publicos deberan tener sus salarios congelados…(la perdida del poder adquisitivo se compensa con la estabilidad laboral)….si o si se debe flexibilizar el mercado del trabajo. Compensar IVA con aportes y contribuciones….Eliminar Ingresos Brutos.
    Un programa de penalidades para las cadenas de supermercados para que se eviten abusos. Una sobredosis de alcohol se paga carisimo…y te quitan el carne por 6 meses. Los abusos de los precios…debe ser sancionado…
    Un ajuste le cabe a todos….nadie puede quedar sin ajuste
    Churchil…les dijo…a s su pueblo…: “Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”

  • Mario dice:

    Vayamos a la realidad, las deudas se pagan, y con intereses, pero siempre la plata es de los trabajadores. Los que hablan mucho hacen poco, nuestros políticos hablan mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *