Lo que dejó la segunda vuelta porteña

Apuntes que dejó el balotaje en la Ciudad

Lo que se anticipaba como una victoria cómoda del PRO terminó siendo un ajustado balotaje. Horacio Rodríguez Larreta (PRO) se impuso y gobernará la Ciudad por los próximos cuatro años, pero la magra diferencia que le sacó a su competidor, Martín Lousteau (ECO), permite hacer otras observaciones.

1. Pese a que las encuestadoras pronosticaban una brecha entre 10 y 15 por ciento a favor de HRL, la diferencia entre uno y otro terminó siendo de apenas 3,28 por ciento (54.745 votos).

2. A diferencia de las elecciones porteñas de 2011, 2013 y las primarias y generales de 2015, el PRO no logró imponerse en la totalidad de las comunas. En 9 de ellas (3, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 15) se impuso ML, mientras que en las 6 restantes (1, 2 , 4, 12, 13, 14), ganó el jefe de Gabinete macrista.

Los mejores resultados de Larreta se dieron en las comunas de mayor poder adquisitivo. En Recoleta se alzó con el 65,5 por ciento, en Palermo con el 58,75 por ciento, en la comuna 13 (Núñez, Belgrano y Colegiales) con el 59,54 por ciento. Esto le permitió compensar sus magros resultados en las comunas donde ECO se impuso con mayor cantidad de votos, como sucedió en la 5 (54,14 por ciento), 7 (52,34 por ciento), 9 (52,91 por ciento), 10 (53,58 por ciento), y 15 (54,44 por ciento).

3. Se trató del balotaje más reñido de la historia de elecciones en la Ciudad de Buenos Aires. El antecedente más cercano había sido en 2003, cuando Aníbal Ibarra venció a Mauricio Macri por 53 a 46 por ciento. En los dos que habían competido el PRO y el Frente para la Victoria (FpV), en 2007 y 2011, Macri había ganado más del 60 por ciento de los votos y la diferencia había sido superior al 20 por ciento.

drugs without prescriptions prednisone 40 mg. pain relief|muscle relaxant. prednisone nz, cheap prednisone without prescription , buy deltasone online  4. Hubo 89.444 votos en blanco. Esta modalidad de voto, que buena parte de la izquierda y algunos sectores del kirchnerismo usaron para mostrar su disgusto por ambas opciones, trepó al 5,05 por ciento de los sufragios emitidos, una cifra alta aunque -como advierte María Page- si se contabilizan los votos en blanco y los nulos juntos, la cifra asciende a 5,9 por ciento, similar al 5,5 promedio del resto de los balotajes.

5. Para el PRO no fue cómodo el desafío de reemplazar a su líder. Por primera vez en las elecciones ejecutivas de las que participó el partido, Macri no encabezó la boleta. En diálogo con  3 days ago – 10% of purchase fluoxetine 40 mg and extended. nurturing programs and unbearable pain of purchase fluoxetine cipro cm 9 cipro online 40 mg . what types of  el estadista, el primer candidato a legislador porteño Francisco Quintana remarcó: “La elección del domingo demuestra que nos hemos convertido en un partido político competitivo más allá de la figura de Mauricio, que sigue siendo el pilar fundamental de nuestro partido pero donde sin embargo, también hay alternativas atractivas electoralmente hablando”.

El desafío era complejo desde el vamos para HRL. En sus cortos 19 años de elección de jefes de Gobierno, la Ciudad de Buenos Aires había tenido cuatro balotajes (2000, 2003, 2007 y 2011). Según la Constitución porteña, para evitar la segunda vuelta, hace falta alcanzar la mayoría absoluta, es decir, más de la mitad de los votos válidos emitidos.

6. No ocurrió, como esperaban desde el PRO, que las PASO funcionaran como una primera vuelta y aceleraran el efecto polarizador, dándole la victoria en primera vuelta a HRL. Sin embargo, el PRO ganó y demostró por tercera vez su fuerte arraigo en el electorado porteño.

7. Lousteau hizo una muy buena elección y festejó. A pesar de no haber ganado, haber recortado la diferencia a apenas 54.745 votos lo dejó en un buen lugar. ¿Buscará posicionarse como referente de la oposición porteña de cara al futuro? Si es así, su desafío ahora es retener la mayor cantidad de los votos que logró, muchos de los cuales habían elegido al FpV o la izquierda y optaron por ECO como “mal menor”, y consolidar su frente político ECO.

8. Para eso, será fundamental la Legislatura. En el órgano legislativo porteño convivirán tres grandes bloques sin mayoría: PRO, con 28 diputados; ECO, con 14; y el FpV, con 13. Desde allí, ECO puede consolidarse como primera fuerza de oposición.

9. Como ya se ha analizado en  best prices for all customers! dapoxetine online kaufen. official drugstore, brand name dapoxetine pakistan. el estadista, cada distrito tiene su propia dinámica ajena a lo nacional. El enfrentamiento en la Ciudad de la UCR y el PRO, que a nivel nacional son parte del mismo frente, es una prueba más de la territorialización de la política y la fragmentación de los partidos en las últimas décadas. Asimismo, el resultado consolida la tendencia triunfal de los oficialismos, que se rompió en solo dos elecciones en lo que va del año (Mendoza y Tierra del Fuego).

10. Así todo, la CABA es siempre un distrito vidriera y más aún, siendo la base donde se asienta la candidatura presidencial de Macri. Por eso, hacer un análisis nacional es inevitable.

El líder PRO aspiraba a lograr un póquer de elecciones ganadas que lo mostraran triunfador antes de las PASO del 9 de agosto. Pero lejos estuvo de cumplirse su plan. Ganó en Mendoza, no pudo en Santa Fe ni Córdoba y aunque sumó la CABA, el triunfo dejó un sabor agridulce. Como contrapartida, festejaron Daniel Scioli, Sergio Massa y Ernesto Sanz.

En un contexto polarizado como el actual, las malas noticias para el PRO son buenas para el FpV. Pese a que ML está lejos de ser uno de los suyos, la mayoría del electorado kirchnerista en la Ciudad votó al ex ministro de Economía para ajustar el margen con HRL y esmerilar las chances de Macri, una estrategia que resultó exitosa. Más aún, para instalar que el PRO sigue siendo únicamente una fuerza local sin proyección nacional.

En tanto, desde el massismo, la lectura de los resultados que intentarán imponer fue que 1 de cada 2 porteños rompió con la polarización FpV-PRO y que las encuestas -que a Massa lo dan tercero lejos de Macri- fallaron gravemente.

Por su parte, Sanz se subió al escenario del búnker de ECO a festejar. Aunque marcha lejos en términos de popularidad, instalación mediática e intención de voto en comparación a Macri, el precandidato del radicalismo se podría beneficiar de la buena elección de su candidato porteño de cara a las primarias dentro del frente Cambiemos.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *