Shock+gradualismo o ajuste desordenado

Las bifurcaciones del 2016

La transición está llegando a su fin y se vienen tiempos de definiciones para define cialis la sucesión. Hasta ahora gozamos de un período tranquilo en el que uno de los principales activos fue la expectativa de cambio. Comienzan las especulaciones de “qué, cómo y quién” va a afrontar la pesada herencia que deja el Gobierno saliente. El debate se centra entre gradualismo y shock como si fuesen opciones contrapuestas cuando en realidad son parte de un mismo plan si nos fijamos un horizonte de mediano plazo: hay cuestiones que hay que resolver urgentemente y que, de lograrlo, se podrá avanzar gradualmente en los problemas de fondo. La política no podrá subestimar los problemas económicos ni la economía podrá ignorar el contexto político. La primera conclusión que ensayamos es que será difícil que Argentina pueda salir de la actual estanflación en 2016.

Las divisas

El problema urgente a resolver es la falta de divisas que padece la economía en un contexto en el que las reservas internacionales no tienen margen de caída. Convergen aquí varios problemas. En primer lugar, el atraso cambiario acumulado en los últimos años generó una fuerte caída de las exportaciones –incluso acelerando en el margen con una notable merma en las ventas externas de manufacturas industriales y de los productos de las economías regionales– con lo que el superávit comercial sólo se mantiene por más restricciones a las importaciones y, por ende, con menos actividad.

El otro probelma es el cepo, que limita el ingreso de capitales extranjeros para financiar el incremento en el déficit en la cuenta corriente (Argentina, aún con la forzada reinversión de utilidades, sólo capta 1 de cada 10 dólares de inversión extranjera directa que capta Brasil) e impide cerrar la brecha entre el tipo de cambio oficial y paralelo. Finalmente, el conflicto con holdouts y “default técnico” aleja las posibilidades de captar ahorro externo. Afrontar el canadian pharmacy review combo de atraso, cepo y buitres será el primer tema en la agenda de la sucesión. El éxito abriría las puertas al ansiado ingreso de capitales que aún está disponible para Argentina. El shock deberá elegir entre tipo de cambio y tasas de interés o una combinación de ambas.

Resuelta la “restricción externa”, habrá que encarar la necesaria corrección de las cuentas públicas, devenido en el verdadero nudo gordiano de la sucesión. La gestión de CFK dejará un déficit fiscal del orden del 8% del PIB. El notable deterioro fiscal obedece a que en la última década el gasto primario creció sistemáticamente por encima de los ingresos. No será fácil hacerlo, pues más de dos tercios del gasto primario se destinan a pagar jubilaciones, salarios y programas sociales y, del tercio restante, la mitad se va en subsidios económicos que se utilizar para mantener las tarifas de servicios públicos. Sin duda es una situación delicada que requerirá de un fuerte compromiso, pues para volver a un déficit sostenible de 3% del PIB para 2019, el gasto deberá crecer menos que los ingresos en toda la gestión.

Claro que, en este camino, el Tesoro deberá encontrar otras formas de financiamiento que no sean con la “maquinita” y obligará al BCRA a endurecer la política monetaria por lo que el crédito al sector privado deberá seguir esperando. Reorientando la política fiscal, con financiamiento externo y sinceramiento de precios relativos (dólar y tarifas) se podrá avanzar en la reducción de la inflación y no morir en el intento.

En el mejor de los casos, se avecina un 2016 de correcciones en first medicine online pharmacy el que estará ausente el crecimiento pero con las ventajas de generar las condiciones para la recuperación sostenida del nivel de actividad. Si fracasa el plan, no habrá ni gradualismo ni shock, sino un ajuste desordenado hasta que la economía encuentre un nuevo equilibrio, en el que la política deberá adaptarse.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *