Definiciones en la provincia de Buenos Aires

Empieza a aclararse el panorama en la PBA

El escenario en el distrito más grande del país empieza a aclararse a días del cierre del plazo para la presentación de candidaturas. Con el 37% del electorado nacional y una fuerte relevancia para asegurar el dominio de la política nacional, el distrito se vuelve de máxima importancia y cada partido empieza a diagramar la forma de conquistar la madre de todas las batallas.

UN AMARILLO Y PERONISTA

En el PRO, anunciaron que el acompañante de María Eugenia Vidal será otro porteño, el vicepresidente de la Legislatura, Cristian Ritondo, un hombre con vinculaciones en el peronismo porteño y bonaerense y en el sindicalismo moyanista.

De esta manera, le suma una pata justicialista a la fórmula en aras de capturar votos en el Gran Buenos Aires, donde se encuentra dos tercios del electorado provincial con fuerte pertenencia identitaria al peronismo. Por si todavía quedaban chances de una eventual alianza entre el macrismo y el massismo en la Provincia, la designación de un PRO puro confirma que no existirá acuerdo entre ambas fuerzas.

Casualidad o no, la primera actividad de Ritondo junto a Vidal fue en la localidad de Magdalena, la única que todavía tiene intendente massista en la Tercera Sección Electoral.

Las elecciones en Santa Fe mostraron que los votos pertenecen a los votantes y no a los dirigentes, por lo que amén de los acuerdos que hagan las cúpulas de los partidos, la gente no puede ser forzada a polarizarse. Entre las PASO y las generales, Omar Perotti sumó 6 puntos porcentuales, lo que marca que no existió un vendaval de votos hacia Miguel del Sel para evitar que gane el socialismo ni una marea de votos a Miguel Lifschitz para evitar que triunfe el ex humorista. Un acuerdo entre Mauricio Macri y Sergio Massa no solo hubiese sido poco natural sino probablemente también ineficaz.

Por otra parte, la designación de un vice peronista-PRO descarta la posibilidad de que un radical ocupe la candidatura a la vicegobernación, como querían en la UCR. A diferencia de otras provincias, donde el radicalismo y el macrismo compartirán fórmula, en el territorio bonaerense los acuerdos se limitarán al armado de listas.

UN RADICAL PARA PROGRESISTAS

Jaime Linares, candidato del frente Progresistas -que encabeza Margarita Stolbizer-, será acompañado por Juan Carlos Pugliese, hijo del ex diputado, senador y ministro de Economía y del Interior bajo los gobiernos radicales de Arturo Illia y Raúl Alfonsín.

Su designación va en línea con la estrategia de buscar adhesiones en ese lugar vacante que conforma ese sector del electorado autodenominado progresista y entre los radicales desencantados por el acuerdo de la UCR con el PRO y la “derechización” del partido.

TRES CANDIDATOS EN EL FPV

De los 13 precandidatos que llegaron a ser en algún momento en el Frente para la Victoria solo quedan tres: el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

De buen contacto con el campo, la Iglesia, el Partido Justicialista y también con el kirchnerismo más duro, Domínguez parece ser el más fiel intérprete del espíritu sciolista. Por su parte, Espinoza insistió en presentarse pese a las presiones internas que sufría para lograr que decline su candidatura. Plantea que por ser el jefe municipal del partido más grande del de la Provincia, es quien está mejor capacitado para gobernarla. Su cercanía con el candidato del FpV, Daniel Scioli, es otro de los argumentos que da para posicionarse.

El otro que busca ser candidato es el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, ex intendente quilmeño y el funcionario con más años en los gabinetes de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

No obstante, el jefe de Gabinete primero y la Presidenta después, aseguraron que “quien quiera competir, tiene plazo hasta el sábado”, por lo que dejó abierta la puerta a que otros se sumen a las PASO del FpV en el distrito.

Uno de los que había integrado esa lista pero había tenido que bajar su candidatura era Diego Bossio. Carteles de Florencio Randazzo en la autopista Buenos Aires-La Plata fueron reemplazados por imágenes del titular de Anses tras conocerse que el ministro del Interior y Transporte no aceptó competir en provincia.

Por el momento, a horas de la oficialización de candidaturas, son tres los que competirán.

SIN APURO NI NOMBRES

En el Frente Renovador guardan estricto hermetismo con respecto a las candidaturas. Caída la posibilidad de una alianza con el macrismo, un intendente de máxima confianza de Sergio Massa aseguró en diálogo con el estadista que la fórmula para disputar la gobernación bonaerense se conocerá recién el sábado cuando cierre el plazo para la presentación de candidaturas. “Van a ser del Frente Renovador o de alguna de las alianzas que estamos tejiendo”, especuló.

Un sector al que aspiran conquistar es a los radicales desencantados con el resultado de las negociaciones por las listas de concejales y legisladores provinciales entre los armadores bonaerenses del PRO y los de la UCR y la Coalición Cívica.

Por otro lado, en el Frente Renovador descartan que Malena Galmarini vaya a ocupar un lugar en el binomio bonaerense. “Malena no va a ser candidata a nada”, aseguraron, aunque adelantaron que seguirá formando parte de las entrevistas con su esposo porque “suma, aporta a la imagen de Massa”.

Las candidaturas se conocerán finalmente el sábado. Pese a la fuga de intendentes y lacrisis vivida en los últimos meses, en el Frente Renovador el clima es todavía de jolgorio.

Después de la conferencia de relanzamiento de candidatura, con los debates que protagonizará junto a José Manuel de la Sota en el programa A dos voces y a fuerza de propuestas (contra “el marketing” de Daniel Scioli y Mauricio Macri, a quienes llama “los candidatos del silencio”), Massa aspira a potenciar nuevamente sus chances y romper con el escenario de polarización actual.

No obstante, consultado sobre la situación en la provincia, el intendente massista le restó importancia. “El gobernador en la provincia de Buenos Aires lo pone el Presidente. Es más importante tener un buen vice para completar la fórmula con Sergio (Massa) que tener un buen candidato a gobernador. Si hacemos bien las cosas a nivel nacional, eso arrastra votos a la provincia”, confió a el estadista.

El despliegue territorial a nivel municipal -que aunque mermó gravemente sigue siendo el mayor sacando al FpV- les permite suponer que habrá un buen arrastre de votos también de abajo hacia arriba.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *