Brasil pasa por su momento más crítico

#GráficoDelDía >>> Los indicadores de empleo, industria y consumo marcan un grave retroceso, muestra Ieral-Fundación Mediterránea.

A pesar de (o quizás a causa de) los intentos del ministro de Hacienda brasilero, Joaquim Levy, por revertir la difícil situación económica que atraviesa Brasil, el país se sumergió estos meses su

momento más crítico. Así lo muestra el Ieral de la Fundación Mediterránea en uno de sus últimos informes, a partir de cuatro variables claves: el empleo, la producción industrial, el consumo y las expectativas del consumidor y la confianza del empresario industrial. Empleo En los últimos 12 meses, la economía brasileña acumula una destrucción neta de 419 mil empleos. Solo en abril, se destruyeron 98 mil puestos de trabajo en todos los sectores, excepto el agropecuario. “En este contexto adverso, el Senado aprobó esta semana el ajuste fiscal que había impulsado el Ejecutivo, la Medida Provisional 665, que reduce el gasto federal en seguro de desempleo y en el bono anual para los empleados de bajo salario, un recorte equivalente a 0,2% del Producto. Una señal más que relevante de apoyo al accionar del actual Ministro de Hacienda Joaquim Levy, que viene realizando varios ajustes con el objetivo de sanear las cuentas públicas y devolver en 2015 el resultado primario al terreno positivo”, explica Eliana Miranda, del Ieral. La mayor pérdida de empleos se verificó en el sector industrial, con una caída de 55 mil puestos, prácticamente todos correspondientes a la industria manufacturera. “Esto encuentra explicación en la performance que viene verificando el sector industrial: la producción se contrae mes a mes en forma prácticamente ininterrumpida desde el segundo semestre de 2013”, advierten desde el Ieral.   Industria Los sectores construcción civil y comercio destruyeron 23 mil y 20 mil puestos de trabajo respectivamente. El sector servicios, que viene de crear 300 mil empleos anuales en 2014, registró una pérdida de 7 mil puestos en el mes de abril. Este sector, a diferencia de la industria, muestra tasas de variación mensuales e interanuales positivas. ¿Qué se puede esperar a futuro? Aunque la confianza del empresario industrial mostró un leve repunte en abril, “se encuentra en niveles mínimos de toda la serie”. “Los stocks de la industria permanecen altos, otro de los factores que puede limitar la producción hacia delante”, señala Miranda. La confianza del consumidor, al igual que en el caso de los empresarios, está en los mínimos de toda la serie.   Consumo y expectativas de consumidores En tanto, desde el costado de las ventas minoritas, los números tampoco son buenos. La contracción de la masa salarial real está moderando el consumo de las familias. Así, las ventas minoristas muestran una caída trimestral del 1,7% frente al último trimestre de 2014. “A marzo, en términos interanuales, se observa estancamiento en el volumen de ventas. A fines de esta semana se conocerán los datos de Cuentas Nacionales para el primer trimestre del año. El IBC-Br, que es un indicador de actividad económica que construye el Banco Central, anticipa una variación negativa de la economía, ya que muestra una variación de -0,8% en el primer trimestre de este año frente al cuarto trimestre de 2014. Se estima que el PIB podría mostrar una caída en el orden del medio punto porcentual entre ambos trimestres. Pero en realidad, cuando se conozcan los datos correspondientes al segundo trimestre, se podría verificar una nueva caída, y más profunda, para el trimestre en curso, próxima al 1%. Toda esta información abona la hipótesis de una contracción de la economía para todo 2015, proyectada en torno al 1,5%”, explica el informe del Ieral de la Fundación Mediterránea.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *