Autos: desde 2013 la venta interna cae todos los meses

Las exportaciones están afectadas por el deterioro del mercado brasileño

(Columna de Luis Varela)

Con el Gobierno cediendo (aflojando el cepo importador) para que no se multipliquen las suspensiones y despidos en plena campaña electoral, con una fuerte caída en las ventas del mercado interno y con un decidido perjuicio exportador debido a la crisis que sufre Brasil, la plaza automotriz argentina ingresa al invierno con una clásica complicación de frazada corta.

Debido a la política económica, el precio en dólares de los autos argentinos es cada vez mayor y la exportación se ve decididamente perjudicada. Pero al mismo tiempo, como no hay dólares, hay problemas para traer autopartes, por lo que la fabricación local sufre trabas por falta de piezas. Y como los argentinos están gastando menos, por temor a una crisis, las automotrices se ven obligadas a vender cada vez más con despachos financiados, achicando la jugosa colocación de ventas al contado.

La fotografía que enfrenta el sector tiene muchas aristas y probablemente la más complicada es lo que ocurre fronteras adentro. Según el informe que realiza la Asociación de Concesionarias (ACARA), la venta de autos en el mercado interno profundizó su caída en el mes de mayo, cuando se realizaron 16,5% menos patentamientos efectivos que en mayo del año pasado y 9,6% menos unidades que en abril de este año. En cinco meses de 2015 se patentaron 258.419 vehículos, 21% menos que en los primeros cinco meses de 2014 y 39,3% por debajo de lo logrado en enero-mayo de 2013. Con estos números debe advertirse que se acumulan 17 meses seguidos con caídas interanuales en las ventas internas. El último mes que resultó positivo fue diciembre de 2013.

Las perspectivas

Con este nivel de colocación, las terminales siguen siendo bastante pesimistas y ven a la venta anual de todo 2015 con el peor resultado desde 2009. Algunos presidentes de las terminales se esperanzan con que se llegue a una venta anual de 600.000 vehículos (en 5 meses ya transcurridos se araña el despacho de 260.000 unidades). Lo peor del caso es que este magro resultado en las ventas internas se está logrando a pesar de que se está vendiendo cada vez más con algún tipo de financiamiento. En los primeros meses de 2014, sobre las ventas totales, se colocaba 60% al contado y 40% financiado, mientras que en el arranque de 2015 se está vendiendo 56% al contado y 44% financiado. De los 44 puntos financiados, 25,4 corresponde a planes de ahorro, 10 puntos a través de los bancos y casi 8 puntos por medio de los órganos financieros de las automotrices.

Y en este sentido debe destacarse que no todas las empresas financian en la misma proporción. La que más vende financiado es Fiat (el 65,3% de todas sus ventas), Renault financia el 51,9% de sus despachos, Chevrolet el 49%, Ford el 47%, Volkswagen el 44%, Citroën y Peugeot el 37% y Toyota es la que menos financia, apenas el 19% de sus colocaciones.

Con este complicado panorama en las ventas internas, la fabricación nacional también viene muy desactivada, lleva quince meses consecutivos con variaciones interanuales negativas. En mayo de este año se fabricaron 9,7% menos vehículos nacionales que en mayo del año pasado y 1,3% menos que en abril de 2015. En cinco meses de este año se produjeron 216.154 unidades, 16,1% menos que en enero-mayo de 2014 y 34,7% menos que en los primeros cinco meses de 2013.

Cambios en el ranking

La particularidad de este momento está cambiando el ranking de unidades más vendidas. Debido al impuesto aplicado a los autos importados de alta gama, de alguna manera se está favoreciendo la venta de los modelos armados en el país. Por eso, el podio de los más vendidos en enero-mayo es encabezado por el líder desde hace años, el Volkswagen Gol (con la colocación de 12.875 unidades en 5 meses de este año). Seguido está el Fiat Palio que venía muy postergado (logrando ahora 11.056 unidades en enero-mayo) y tercera está la pick-up Toyota Hilux (10684 unidades en los primeros cinco meses).

Hasta aquí se describió el presente, es decir lo que está ocurriendo ahora. A partir de este momento pasamos a la entrega de autos que realizan las automotrices a la red de concesionarios, que es la expectativa de venta a corto plazo que tienen las terminales. Y en este punto debe remarcarse que los números muestran cierto optimismo: la entrega de unidades a la red creció 5,2% en mayo de este año contra mayo del año pasado y aumentó 15% contra abril de este año. Con todo, los números anuales siguen siendo negativos: en los primeros cinco meses de 2015 se llevan repartidos 230.627 vehículos, 9% menos que en enero-mayo de 2014 y 38,4% menos que en los primeros 5 meses de 2013.

Pero, atención: el crecimiento del reparto de autos a concesionarios tuvo una particularidad. Creció firmemente la entrega de autos importados, lo cual demuestra que hubo menos presión de parte del cepo importador, pero se achicó el reparto de autos nacionales.

Según la Asociación de Fabricantes (Adepa) en mayo de este año se repartieron en las concesionarias 12,9% más unidades importadas que en mayo del año pasado y 20,8% más que en abril de este año. Por supuesto, los números anuales siguen negativos: en cinco meses de este año se llevan repartidas 126.657 vehículos, 13,1% menos que en enero-mayo de 2014 y 44,6% por debajo de los primeros 5 meses de 2013.

Pero no creció el reparto de autos armados en el país, lo cual refleja que la importación de partes sigue complicada. Y en este dato se comprueban, además, los días con suspensiones de actividad y de operarios que están atravesando algunas empresas. En mayo de este año se repartieron a la red 3,8% menos vehículos nacionales que en mayo del año pasado, pero 7,8% más que los distribuidos en abril de este año. En cinco meses de 2015 se repartieron en la red 103.970 autos de origen nacional, 3,3% menos que en los primeros cinco meses del año pasado y 28,5% menos que en enero-mayo de 2013.

Por los datos difundidos hasta el cierre de esta edición, la caída en la producción es diferente en cada empresa. Comparando el arranque de 2015 con el arranque de 2014, Ford achica su fabricación apenas 2,4% y Renault lo disminuye 8,6%, mientras que General Motors la desactiva 21,3% y Peugeot-Citroën lo reduce 28,3%. Las peores de todas son dos empresas que no participan tanto en este mercado: Iveco redujo su producto al 38,8% y Honda nada menos que el 94,6%.

De hecho, en números concretos Ford es la marca que más unidades fabricó en el arranque de 2015 (31.347 vehículos en eneroabril de este año), seguida por Fiat (27.386). El tercer puesto es disputado en la zona de los 22.600 vehículos por General Motors, Toyota y Renault. Lo particular de esta foto es que Volkswagen, líder del mercado, apenas a 20.500 vehículos fabricados y Peugeot Citroën apenas alcanza los 17.200.

Pero el punto más crítico es la caída casi vertical de la exportación. En mayo se mandaron al exterior 25,5% menos unidades que en mayo del año pasado y 5,8% más que en abril de este año. En cinco meses de 2015 se llevan exportados 104.088 unidades, 24% menos que en enero-mayo de 2014 y 42,5% por debajo de los enviados al exterior en los primeros cinco meses de 2013.

En 2013 la Argentina exportaba el 54,6% de la fabricación total de autos producidos en el país, en 2014 esa relación bajó al 53,2% y en los primeros cinco meses de 2015 se exporta apenas el 48,1% de lo fabricado a nivel interno.

El socio principal

Se sabe, el mercado brasileño está en pleno ajuste, con moneda en devaluación y sus ciudadanos entrando en un proceso de menor poder de compra. Con eso, mientras los autos argentinos suben de precio medidos en dólares, la exportación argentina orientada a ese país retrocede. En 2012, sobre 100 unidades exportadas el 91% iba a Brasil, mientras que en los primeros cinco meses de este año, sobre 100 autos exportados, sólo el 80% fue destinado al mercado brasileño. Veremos qué sucede en 2016, cuando el nuevo presidente de Argentina encuentre que muchos productos fabricados en el país no son competitivos con este nivel del peso.

A su vez, la cantidad de autos 0km vendidos en el conurbano (Capital Federal y Gran Buenos Aires) está perdiendo terreno respecto de lo que ocurre en el resto del país. Hasta 2013 el 51% de los autos vendidos en Argentina se despachaba en el conurbano (17% en la Capital y 34% en el Gran Buenos Aires). Mientras que en lo que va de 2015 esa participación del conurbano bonaerense bajó seis puntos, hasta el 45% de las ventas totales, con el Gran Buenos Aires absorbiendo el 32% de las ventas y la Capital el 13,6%.

A pesar de la fuerte caída en las ventas internas, las culpas de la crisis se las achacan al duro traspié que está sufriendo la economía brasileña. Por eso, al definir lo que ocurre con el sector, la presidenta de Adefa, Isela Costantini, avisó que “hay que continuar monitoreando el comportamiento a la baja que viene registrando Brasil y ver si tendrá un mayor impacto en nuestra actividad”.

Destacó que durante junio espera que “sigan las conversaciones junto con el Gobierno sobre la previsibilidad para lo que resta del año sobre la disponibilidad de divisas para operar”. Consideró como temas importantes “el acuerdo del Mercosur para el cual se espera una prorroga de un año y una definición sobre el impuesto interno, estos últimos con vencimiento a fin de mes”. La situación no es sencilla: faltan 20 semanas para la elección presidencial. En ese momento los diques de contención serán liberados y finalmente se conocerá cual es el mercado verdadero que tiene Argentina.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *