“El dólar blue sube por el temor a la continuidad”

Entrevista a Pedro Rabasa (Empiria Consultores)

En diálogo con El Economista, Pedro Rabasa, director de Empiria y ex economista jefe del BCRA (2007-2010) y administrador de las reservas de le entidad (2004-2011), explica el porque de la suba del dólar blue. En las últimas dos semanas, una noticia económica logró penetrar en las primeras planas, lógicamente dominadas por la política. Me refiero a la suba, una vez más, del dólar blue. ¿Cómo explica esta nueva suba? Todo tiene que ver, justamente, con las novedades políticas. El mercado venía muy optimista con la idea de cambio en 2016, sin importar quién o cómo lo hacía. Pero ahora apareció con fuerza la idea de continuidad. En los dos escenarios de cambio, ya sea mediante shock o gradualismo, le hubieras puesto un techo al blue. En cambio, en el escenario de continuidad, el blue no tiene techo e implica acercarse al modelo venezolano. Si bien llegar a ese escenario y a esas brechas es improbable, implica un acercamiento hacia allí. Entonces, ¿cómo los agentes esperan que el dólar blue siga subiendo y, simplemente, se posicionaron en la curva? Se han anticipado un poco. Descontábamos cierta turbulencia cambiaria antes de las elecciones en base a quien pudiera ganar y qué se esperaba que hiciera. Tenés tres opciones: cambio rápido, gradualismo y, ahora, continuidad. Las tres tienen distintas consecuencias en el dólar oficial y el blue. La primera implica una suba rápida del tipo de cambio oficial, salida del cepo y un techo para el precio del blue, que sería el precio al cual se unficaría el mercado cambiario. Con el gradualismo, habría una suba más lenta del dólar oficial que contagiaría al informal. Con la continuidad, en cambio, el dólar subiría muy gradualmente y a un ritmo parecido al actual. Quienes le asignan una probabilidad a este escenario buscan protegerse en moneda dura ante la acentuación del atraso cambiario y la incertidumbre inflacionaria. Todo eso se esperaba para más adelante. Los nervios por el cierre de listas, la designación de Carlos Zannini y la idea de que el FpV controlaría a Daniel Scioli acrecentaron los ánimos. Aun estando, todavía, dentro

del “trimestre de oro” de liquidación de agrodólares. Es una llamada de atención. Si vos tenés un cepo muy cerrado, aun con liquidaciones del agro, eso tranquilamente puede coexistir, y de hecho es lo que pasa, con una suba del blue porque estás emitiendo pesos, que la economía no demanda, para comprar los dólares del agro. Eso te genera presiones en el blue aunque el BCRA esté comprando muchos dólares. Eso ya pasó muchas veces. Si, en cambio, mantenés el dólar ahorro abierto para abastecer al blue, tenés un BCRA devaluando poco (y con expectativas devaluatorias ancladas) y una tasa de interés muy por encima de esa pauta, eso te limita la ampliación de las brechas y la huida del peso. Lo que cambió es la creciente percepción de una idea de continuidad en la política económica y cierto debilitamiento de la oferta que proviene del dólar ahorro. ¿Por la presión de la AFIP? Exactamente. Por las 75.000 cartas que envió. Las dos cosas juntas están presionando el blue. A medida que la brecha suba, las cartas de la AFIP van a tener menos efecto y la gente va a ir a comprar igual porque va a ser negocio. De todos modos, esto que está pasando con el blue puede ser solucionado rápidamente porque todavía estamos lejos de las definiciones políticas y de que los pesos nos empiezan a quemar las manos. Eso será un poquito más adelante. Es un llamado de atención porque las expectativas de devaluación van a subir y el “premio” que te tendrá que dar la tasa de interés para no huir del peso no alcanzará. ¿Y no imagina al BCRA subiendo las tasas? Hoy, el BCRA no tiene intención, ni permiso de afuera, para subir las tasas. Apenas se logró que las deje de bajar. El BCRA, y el Gobierno, ya han logrado bajar la brecha en el pasado. ¿Tiene recursos ahora, y no me refiero únicamente a los monetarios, para volver a reducirla? Estamos viendo algunas persecuciones. La evidencia empírica muestra que nunca funcionaron, y es lógico. Aquí han tenido un éxito transitorio cuando la persecución logró bajar el volumen de mercado y existía alguna oferta de algún lado, ya sea del dólar ahorro o de fuentes no conocidas. Si esos dos factores se dan, podes bajar transitoriamente el precio. Pero si los incentivos para irse son muy grandes (atraso cambiario, sobrante de pesos y expectativas de devaluación en alza), el éxito se disipa y proliferarán las cuevas. Es, insisto, lo que esperábamos ver un poquito más adelante. Si lográs achicar el mercado y reestablecer la oferta vía dólar ahorro quizás puedas controlarlo. Pero atención que hay muchos pesos en plazos fijos que, una vez que se venzan, puedan ver que el premio de la tasa ya no les alcanza y traten de huir. ¿Qué está pasando con los otros dólares alternativos (CCL y MEP)? También está operando el mayor temor a una continuidad. Son mercados mayoristas y sienten los vaivenes en forma directa: estaba entrando plata y ahora se redujo un poco. Todavía no hay una alarma seria porque esos dólares informales han estado abajo y arriba del minorista, y ahora el CCL está por abajo del blue. Cuando lo pase por encima, ahí sí será una señal de alarma porque te indica que estás teniendo salidas de capitales y eso te empieza a arrastrar al blue. Eso puede pasar si se consolida la opción de la continuidad, se presiente que no hay arreglo con los holdouts y estar en pesos sea algo mucho más riesgoso. Por último, una pregunta política. ¿No está exagerando el mercado el condicionamiento político de Daniel Scioli y la imagen de que estará maniatado y sin poder hacer nada? Creo que sí. Lo está subestimando, al margen de que lo rodeen en el Congreso y otros lados. Tiene un pensamiento más racional del que hemos tenido hasta el momento. Pero las dudas del mercado no son sus pensamientos sino sobre su capacidad y su libertad de acción. ¿Y un arreglo con los holdouts tiene que pasar, ineluctablemente, por el Congreso? Sí, porque hay que cambiar dos leyes. Al menos que lo haga por DNU y luego evite que el Congreso lo voltee. Puede llegar a tener el apoyo de la oposición, pero luce improbable al menos que rompa lanzas con el FpV, lo que también luce improbable.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *