La flotación administrada y las posibilidades de Scioli

Las variables clave están tranquilas y vuelven a subir las acciones del FpV

El Gobierno continúa con su estrategia tendente a estabilizar la economía a corto plazo, a costa de ahondar los desequilibrios macroeconómicos preexistentes y dejar una pesada herencia para el año 2016. Los datos recientes muestran que el Banco Central está logrando sostener una precaria y transitoria estabilidad cambiaria que, hasta el momento, permitió moderar la inflación y detener la caída del nivel de actividad. La contracara de este inestable equilibrio es un deterioro de los fundamentos de la economía, con reservas internacionales que, netas de préstamos a corto plazo, restricciones comerciales y pagos de deuda congelados, siguen en baja, y un déficit fiscal creciente que, sin acceso a los mercados internacionales de deuda, es acompañado por una emisión monetaria superior a la de 2014”, dice el Banco Ciudad en su último informe, intitulado “Precario equilibrio con la vista puesta en octubre”.

La economía, como el tipo de cambio, está en flotación administrada. Los dólares que acaba de conseguir, vía el Bonar 2024 e YPF, aseguran que la tranquilidad cambiaria puede seguir hasta octubre.

Poco parece importar, y eso se comprobó en 2011, que los equilibrios subyacentes de la economía se resquebrajen. Importa, más bien, lo que se ve. La microeconomía de bolsillo y la tranquilidad económica reciente, apalancada por la quietud en dos variables claves: empleo y dólar. El mercado laboral y el mercado cambiario están paralizados, y lo seguirán estando, alimentado la creencia de que “la cosa” está tranquila. El Indice de Confianza del Consumidor (ICC), que elabora la UTDT, subió 4,4% en marzo contra febrero y nada menos que 45,3% en términos interanuales. En el trimestre en curso, el que antecede a las PASO, se vivirá un veranito: fluirán los dólares a las arcas del BCRA, e ingresarán los nuevos sueldos a los bolsillos de los consumidores. Desde Empiria, calculan que el salario real podría crecer 2,7% anual este trimestre. Algo es algo.

¿Cómo estará la economía en agosto, mes de las PASO? Empiria: “El análisis de las variables macroeconómicas que más impactan en el humor social permite suponer que la situación no será tan negativa como en el 2009, pero que también se trata de un escenario completamente distinto al del 2011, cuando el oficialismo obtuvo el 54% de los votos”. En otras palabras, la economía estará con un sesgo neutro: ni enterrando las chances del oficialismo ni dando por descontada una victoria opositora.

La gran pregunta que se abre, como en todo este año, ante este escenario económico algo mejor que lo esperado es de índole política. Uno de los comentarios más escuchados en el “círculo rojo” es la fortaleza política de la Presidenta y la suba de acciones de Daniel Scioli, el incombustible pretendiente de la nominación K, dentro del “movimiento”. ¿Será, finalmente, “el” elegido? Cada día que pasa está más alineado y sumando cada vez más apoyos internos. Cada día, más cerca de su objetivo.

Con estos datos, y los que vienen entregando las urnas (buena elección del FpV en Salta y Mendoza y resultado decente en Santa Fe), los GPS recalculan. “Una candidatura de Daniel Scioli, apoyada activamente por el kirchnerismo en un ambiente económico no crispado, es un desafío dificilísimo para una oposición que sigue dividida”, dice el analista Luis Tonelli. También recoge esta sensación Federico Muñoz: “Semanas atrás, Macri parecía sacar clara ventaja en la carrera electoral. Pero la dinámica política se torna volátil e inestable, y en las últimas semanas se sucedieron una serie de hechos que robustecieron las posibilidades electorales del oficialismo, encarnado en la candidatura de Daniel Scioli”. La Presidenta sigue teniendo una imagen positiva elevada y la economía está mostrando algunos “brotes verdes”, explicita Muñoz.

Lo confirmó Poliarquía hace unos domingos: “Scioli supera a Macri por casi 6 puntos y Massa se retrasa”. El gobernador, según el sondeo, concita 33,4% de los votos. Nada mal. Casi un nú- mero puesto para el balotaje. Con estos condimentos, algunos economistas empiezan a cuestionar su optimismo de cara a 2016. “Debemos admitir que el escenario ‘Scioli presidente’ nos plantea algunas inquietudes perturbadoras referidas a la economía del 2016”, expresa Muñoz.

En un año que va para largo, las acciones del FpV han vuelto a subir. Todavía falta y es prematuro, como admitió el inclasificable políticamente Gustavo Posee, “subestimar al kirchnerismo”. Hay que esperar y no dar nada por descontado.

Te puede interesar

One Comment

  • Oscar dice:

    Comparto parcialmente los comentarios de la nota. Estaría mas completa si señalara cuales son las medidas, de mediano y largo plazo, necesarias para robustecer los fundamentals de la macro.
    Sería realmente constructivo un debate sincero y despolitizado sobre el diagnóstico y las medidas que cada espacio propone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *