“Las reservas son insuficientes”

Entrevista a Pedro Rabasa (Director de Empiria Consultores)

(Entrevista a Pedro Rabasa, director de Empiria Consultores. Por Facundo Matos)

¿Para entender el comportamiento de la Bolsa en este año hay que mirar hacia el panorama electoral?

La suba que vimos en los primeros meses en los activos argentinos en la Bolsa responde a que siguen siendo baratos en términos comparativos. Eso es muy claro con los bonos y se da en las acciones también pero no en absolutamente todas. Pero también tienen mucha importancia los vaivenes que hay respecto a las expectativas políticas y a cómo va a ser la política económica a partir de fin de año y lo que va a significar eso para el nivel de actividad y la utilidad de las empresas.

¿El hecho de que hayan ido variando las expectativas respecto a quién va a ganar y las elecciones provinciales mueven el amperímetro en la Bolsa, por ejemplo?

Las elecciones provinciales van teniendo un efecto pero no tan relevante porque no ha cambiado tanto las noticias. Lo que sí ha sido relevante son las noticias respecto a las encuestas y quién puede ser el vencedor porque si uno mira, a fin de 2014, Massa era favorito, después en el verano eso se fue perdiendo hasta que Macri apareció como el favorito y ahora están parejos, con Scioli arriba. Es esa volatilidad lo que más influye en la Bolsa.

¿Y la discusión en torno al cepo y otras cuestiones de política económica?

Eso tiene importancia pero creo que a esta altura todos los analistas tienen claro cuáles son las posturas de los candidatos y eso no ha variado mucho, más allá de las discusiones. Lo que está claro es que hubo en los últimos meses una sobrevaloración del efecto de las elecciones respecto a lo bueno que puede ser el año 2016 y que ha bajado ese entusiasmo dado que 2016 plantea desafíos muy grandes.

¿La ecuación es herencia versus potencial, entonces?

Exactamente. Por un lado, una herencia que a esta altura se sabe que será extremadamente desafiante para cualquier candidato que resulte ganador, y por el otro lado, la forma de enfrentarla que cada uno adoptaría, que podría implicar mayores o menores riesgos para las perspectivas en lo inmediato y a futuro, más allá de que el mediano plazo parece positivo en cualquier escenario. De todos modos, muchas de esas decisiones que tendrá que tomar el próximo equipo económico van a depender de la disponibilidad de divisas.

En ese sentido, ¿cuántas reservas va a heredar el gobierno que venga?

Nosotros vemos que la variación será negativa si no hay más colocaciones de deuda, teniendo en cuenta que hay fuertes vencimientos de deuda y que la fuerte afluencia que significa siempre la liquidación por la exportación agropecuaria este año va a ser de unos US$ 6.000 M menor a causa de la caída de los precios a nivel internacional y porque estamos viendo que los stocks de grano van a ser récord este año, a la expectativa con lo que va a suceder con el tipo de cambio el año que viene. Estamos estimando un piso de US$ 5.000 M respecto al cierre del año pasado, aun asumiendo que se tomará más del swap de China y que hasta la mitad del Boden 15 puede renegociarse. Pero es totalmente dependiente de si Argentina va a recibir financiamiento o no.

¿Son suficientes para enfrentar la normalización de las variables macroeconómicas?

El nivel óptimo de reservas está muy ligado a la dinámica que siguen el resto de las variables. Con un tipo de cambio atrasado, un déficit fiscal financiado por emisión monetaria, por definición, ningún nivel de reservas alcanza. Por eso hoy son completamente insuficientes. Es imposible en el marco actual, eliminar las restricciones con el tipo de cambio, el déficit, la emisión monetaria actuales. Estamos para más cepo en lugar de menos cepo. Pero una vez que se hagan los ajustes en la economía, tal vez sea un problema menor. Y para colmo, la presión que significa la demanda de dólares para atesoramiento. Pero si no estuviera el dólar ahorro, la brecha entre el oficial y el paralelo sería más alta. Esos dólares que se están perdiendo por el dólar ahorro están permitiendo mantener la brecha controlada y eso tiene un beneficio muy importante porque si la diferencia es muy alta, inmediatamente comienzan otros problemas en la economía que pueden terminar haciendo que se pierdan todavía más divisas de las que se están perdiendo. Es una situación de sábana corta.

¿A qué responde el éxito de la colocación de deuda de YPF?

Principalmente a que seguimos teniendo tasas atractivas en comparación al mercado internacional. Y está todo unido también a las expectativas de cambio de gobierno. Lo mismo que la buena colocación del Estado, que está confirmándose por la suba de reservas, que la mayoría venía de afuera.

¿Y eso qué implica para la macro el resto del año?

Significa que Argentina tiene una ventana para colocar bonos que seguramente aprovechará el resto del año y que va a permitir manejar con un poco más de holgura las presiones cambiarias que seguramente haya durante la segunda parte del año , que igual van a existir porque tener más reservas no indica que dejen de sobrar los pesos. Y lo otro es que con esta colocación y la de YPF, baja completamente el riesgo de falta de capacidad de pago del Boden 2015.

¿Permite confirmar además que existe un stock de inversiones que podría llegar a Argentina si se produce la normalización que prometen los candidatos?

En principio ratifica que hay mucho interés en el país y que la oportunidad para el próximo Gobierno está. Cuánto de esto significa una ventaja para el que venga también dependerá de quién sea y qué tipo de políticas ofrezca. La oportunidad la va a tener y los tres candidatos la tienen en cuenta como algo bueno y necesario para poder suavizar en el tiempo alguno de los ajustes que van a tener que hacer.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *