La apuesta por el primer trabajo

El desafío de comenzar

Si se trata de buscar desafíos a largo plazo, la mirada debe estar puesta en la evolución del trabajo juvenil y, en particular en el de las mujeres. Actualmente, son los grupos más propensos al desempleo y a la precariedad laboral y dan cuenta de un futuro incierto respecto a la consolidación del mercado laboral. Las estadísticas del Ministerio del Trabajo, Empleo y Seguridad Social muestran que casi 60% de los trabajos precarios se relacionan con jóvenes de hasta 24 años.

Jóvenes de 18 a 24 años que no estudian, no trabajan, ni buscan trabajo (en miles y en %)

Fuente: IERAL de Fundación Mediterránea sobre la base de EPH – INDEC

Según un reciente informe del Ieral, los jóvenes ni-ni (no trabajan, ni estudian) de hogares pobres son los principales protagonistas del grupo inactivo, junto a las mujeres en edad adulta (entre 25 y 59 años) que tienen hijos a cargo. Por su parte, las mujeres siguen ganando un tercio menos que los hombres.

Un trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Trabajo Decente y Juventud asegura que en la Argentina la posibilidad del desempleo se concentra marcadamente en la población de jóvenes. “La tendencia delos últimos años no muestra mejoras y exhibe una expectativa de la probabilidad de desempleo juvenil superior al 20%, más del doble que aquella observada en la población de adultos”, explica. La incertidumbre frente a la fuente de trabajo es extrema en el caso de los jóvenes argentinos pues el rango de variación se acerca al 40%, mientras que en la población adulta, no superaría el 15%. Asimismo, la OIT muestra que el desempleo juvenil tiene mayor incidencia en la población femenina y encuentra similares condiciones tanto en el sector formal como en el informal.

Un trabajo de la Universidad Católica (UCA) asegura que en Argentina hay 3,8 millones de jóvenes de entre 19 y 24 años, de los cuales el 55% tiene severos problemas laborales. El grupo se compone de un 15% de jóvenes que no estudian ni trabajan ni buscan trabajo (los nini), 11% que está desempleado, 9% que es trabajador por cuenta propia, está en el servicio doméstico o trabaja sin salario y 20% que es asalariado no registrado.

Una de las principales deficiencias estructurales se encuentra en los niveles de educación y la posibilidad de conseguir un trabajo. Los datos oficiales revelaron que aproximadamente 40% de los jóvenes entre 19 y 24 años no terminó la educación secundaria. El estudio realizado por Roxana Maurizio, del Conicet, destaca la relación entre el nivel de educación y la estabilidad laboral: siete años después de iniciar la inserción laboral, el 50% de los que abandonaron la enseñanza secundaria están en puestos de trabajo con menos de un año de antigüedad. En tanto, para los universitarios, este porcentaje es de sólo 26%.

Uno de los grandes desafíos para los próximos años está relacionado al trabajo de los jóvenes y a la brecha de capacitación para el ingreso al mercado laboral. Está claro que el desempleo juvenil constituye a nivel mundial –realidad que no es ajena a la situación nacional–, una preocupación aún mayor que las tasas generales de desempleo: existe actualmente una relación de dos o tres a uno respecto a la media de desocupación, lo que da una idea de la clara gravedad del problema en la población joven. Adicionalmente a ello, se evidencia una actitud en los jóvenes, que tiende a generalizarse, de no encontrar posibilidades laborales ni de formación. De este modo, el problema tiende a convertirse en estructural por lo que, a nuestro entender, requiere tres tipos de acciones:

  • Promoción del empleo de los jóvenes facilitando fiscalmente la incorporación de los mismos al mercado laboral.
  • Identificación de los gaps o brechas entre el sistema de educación y formación profesional y la oferta laboral.
  • Definición de una asociación público-privada que atienda estos temas con visión regional y sectorial para buscar soluciones adecuadas a cada necesidad.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *