América Latina

Crecimiento relativo bajo y escasa transformación

“Es cierto que el crecimiento de la región en los 2000 fue mayor que en los ‘80 y ‘90, pero no más que otras regiones”, manifestó el economista Martín Abeles, titular la oficina local de la Cepal, en un encuentro organizado por Cefid-Ar, en el que le quitó espectacularidad al desempeño económico reciente de la región.

Y aportó muchos datos al respecto. “De 2003 a 2007, Latinoamérica creció al 4,8% anual; Asia, al 9,7%; Medio Oriente y Norte de Africa, al 6,9% y Africa subsahariana, al 6,3%. En la crisis mundial de 2008-2009, la región fue la más afectada entre los emergentes: creció al 1,4% anual mientras que Asia lo hizo al 7,4% y Medio Oriente y Africa, a más de 4%”, añadió. “Desde 2010, América Latina creció al 4%; Asia, al 8%; Medio Oriente, al 4% y Africa subsahariana, al 5%. A otros les va aún mejor”, remató Abeles.

El economista destacó las mejoras en los indicadores sociales de la región pero advirtió que con un crecimiento cada vez más bajo, saldos externos menguantes y una menor capacidad para sostener el gasto social, el ritmo de mejora de los indicadores sociales enfrenta serias dudas.

El otro punto en el que hizo fuerte hincapié Abeles, y en el cual la región no tiene mucho para exhibir, es el referido a la transformación del patrón productivo.

“Los resultados son menos satisfactorios en cuanto al recambio estructural. Hubo un cambio moderado o se reforzó la especialización en productos primarios. Se consolidan tres fábricas en el mundo: Europa, con Alemania a la cabeza; Asia, con el centro en China, y EE.UU. Lo que caracteriza a estas fábricas son las cadenas de valor concentradas en grandes empresas innovadoras. América del Sur está quedándose afuera de la relación con estas tres grandes fábricas. Logramos entrar sólo en algunos eslabones o nos articulamos con Asia reeditando la relación centro/periferia. En realidad, somos la periferia de la periferia”, explicó Abeles y sugirió incrementar la inversión en innovación e I&D para estimular esa transformación.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *