Goldman Sachs y la eurozona

Un vínculo cada vez más estrecho.

(Columna de Marcos Leonetti, economista y director del portal laeconomiaonline.com)

Cuando Europa no podía responder con la destreza que caracteriza a los estadounidenses para encarar los problemas estructurales de su reciente crisis financiera, apareció la ayuda oportuna de un equipo de tecnócratas que traían consigo todas las cucardas existentes en el mundo de los negocios como para tomar las decisiones más críticas que permitan vislumbrar una perspectiva amigable a los inversores y, de esta manera, crear las condiciones necesarias para alcanzar una salida posible al laberinto financiero.

Este conjunto de expertos tienen un antecedente en común: son todos ex Goldman Sachs, el banco de inversiones más grande del mundo. Estos hombres de negocios conocen muchísimo de crisis financieras en el mundo. Estuvieron presentes en prácticamente todas y, más aún, han estado desde mucho antes de que estallaran. Con su casa matriz en los Estados Unidos, Goldman Sachs desplegó todo su poderío de lobby con el mismo gobierno de Estados Unidos en la última gran crisis del 2008. Como responsable y artífice del plan de rescate estuvo a cargo Henry Paulson, secretario del Tesoro de George W. Bush, que antes había ocupado el puesto de presidente y director ejecutivo de Goldman Sachs. Pero quien lo precedió en el mismo puesto fue Robert Rubin, secretario del Tesoro con Bill Clinton, quien estuvo durante 26 años en Goldman Sachs.

Otro ex Goldman fue Ed Liddy, quien luego de pasar por el banco de inversiones, estuvo a cargo de la reaseguradora AIG cuando fue rescatada por el bailout que le concedió Henry Paulson. Desde 2008 a la fecha podemos nombrar también a Gary Gensier, Gregory Craig, Sonal Shah, Alexander Lasry, Adam Storch, Mark Patterson, Philips Murphy, Diana Farrell, Stephen Friedman, Robert Hormats, Rahm Emanuel, y John Corzine. Todos han ocupado o están ocupando puestos en el gobierno federal de los Estados Unidos, y pasaron previamente por altos cargos gerenciales o directivos en Goldman Sachs.

Hay otros tantos que ocuparon lugares clave en diferentes bancos estadounidenses, pero no es la idea recorrerlo ahora. Toda esta presentación es para tomar alguna dimensión de las conexiones que tienen en su haber. En el mundo de los negocios y de la banca de Estados Unidos, Goldman Sachs es conocido como “Government Sachs” por sus vínculos muy estrechos con el gobierno. Para ampliar sobre la participación del gran banco de inversiones en la preparación y plan de salvataje de las diferentes crisis financieras de los últimos tiempos, se puede leer en la edición impresa para Estados Unidos de la revista Rolling Stone la nota del analista financiero Matt Taibbi, intitulada “The Great American Bubble Machine”.

Goldman Sachs y Europa

La crisis financiera que tuvo su centro en Estados Unidos rápidamente dio señales de existencia en el Viejo Continente. Y es entonces donde esta gran red de ejecutivos especializados en deudas soberanas y administración de grandes negocios de empresas vinculadas con el gobierno extiende velozmente sus relaciones. Los ejecutivos con los cargos más destacados en la actividad pública, aún desde antes que se desate la crisis europea, tuvieron previamente un paso por en Goldman Sachs. En Alemania, Ottmar Issing ocupó la presidencia de la Bundesbank y fue miembro del Consejo de Administración del Banco Central Europeo, y anteriormente había sido consejero internacional para Goldman Sachs. En Francia, Antonio Borges, portugués que dirigió hasta el 2011 el Departamento Europeo del Fondo Monetario Internacional, había estado, antes de que estalle la crisis, en la vicepresidencia de Goldman Sachs. En Irlanda, Peter Sutherland, ex integrante de la Comisión de la Competencia en la Unión Europea y fiscal general de Irlanda, actuó como mediador en el plan de rescate de Irlanda, y previamente fue presidente de Goldman Sachs Internacional. En Bélgica, Karel Van Miert fue comisario europeo de la Competencia, pero antes había sido asesor internacional de Goldman Sachs.

En Italia, Mario Monti, primer ministro saliente, fue desde 2005 consejero internacional de Goldman Sachs. Hoy ya ha perdido un importante apoyo legislativo y para él es motivo suficiente para presentar la renuncia. El lugar de mayor preminencia es para Mario Draghi, quien ocupa el lugar más alto en el Banco Central Europeo, pero entre 2002 y 2005 pasó por la vicepresidencia para Europa de Goldman Sachs. Uno a uno fueron ocupando lugares estratégicos en las principales instituciones europeas. Al analizar el despliegue de los ex Goldman Sachs por los lugares más sensibles la crisis financiera de Europa se ve un modus operandis. Primero se relativiza la gravedad de la crisis, mientras comienzan a intervenir en las decisiones clave del país en problemas, para después lanzar un plan de resolución o salvataje.

Grecia

Grecia es un capítulo aparte. Draghi, antes de asumir como presidente del BCE, cuando era el vicepresidente de Goldman Sachs para Europa fue el responsable de vender swaps que ocultaban la gravedad de las deudas soberanas. Para poder aplicar como país y ser aceptado formando parte del euro, maquilló las cuentas públicas del país helénico.Consiguió hacer “desaparecer” la deuda de los balances y vender una parte del paquete swap a uno de los más grandes bancos comerciales de la península, el Banco Nacional de Grecia.

Pero esta operación financiera quedó en manos de otro ex trader de GS, Petros Christodoulos, ya que estaba al mando del denominado banco comercial. Christodoulos siguió vinculado como director de la institución a cargo de la gestión de la deuda de Grecia que él mismo y sus ex colegas GS aportaron, encubriéndola al principio, para después acrecentarla. Todo por una módica comisión a favor de las arcas del gigante financiero.

España

En agosto de este año, GS emitió un informe en el cual transmitía la tranquilidad de que la banca española era la más sólida de toda Europa. Pero lo más resonante del informe es que para esta fecha, finales de año, los bancos más grandes de la península ibérica serían los más saneados de Europa. Bankia ya comenzó su “saneamiento” haciendo downsizing y cerrando sucursales. Están apresurando la creación del llamado banco malo para que “gestione” los créditos tóxicos de las instituciones financieras españolas. Aunque se está discutiendo el rescate español, no se cumplió aún el pronóstico alentador de GS respecto de la buena salud de la banca. Pero ya están trabajando para resolver la crisis.

Aunque GS aún no ha desplegado todo su peso en España, pronto lo hará y aumentará su actividad. Por otra parte, los españoles están cansados de ver tanta diligencia en salvar a los bancos y tanta displicencia en atender las necesidades de la gente. Italia está en una situación similar que España y GS está ocupándose, a través del primer ministro italiano, de resolver a su manera la grave situación en la que se encuentran. Inglaterra se encontró con la sorpresa de que el próximo gobernador del Banco de Inglaterra será el canadiense Mark Carney, quien trabajó por once años en GS. Lo curioso es que entre los candidatos a gobernador del BoE, estaba Jim O´Neill, otro ex GS. Parece que Goldman Sachs tiene aún mucha “tela para cortar” en Europa y está instalando en diversos lugares estratégicos de diferentes países a sus hombres encargados de manejar las finanzas.

Si le gusta el tema, puede recurrir al libro de March Roche, periodista económico en Gran Bretaña para Le Monde, titulado “El banco. Cómo Goldman Sachs dirige el mundo”. Está claro que en Europa lo financiero le está ganando terreno a lo político. La tecnocracia avanza en desmedro de la democracia. Para algunos analistas, los que colaboraron para desarrollar y desplegar la crisis son los encargados ahora de resolverla. Parece gracioso si no fuera trágico pero, al sumergirse en los detalles de la crisis europea, darle la razón a tal sentencia no parece tan descabellado.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *