Lorenzino quiere mostrarse más activo

A semanas del pago del Boden 2012.

En el hall principal de ingreso al Ministerio de Economía se instalaron tres pantallas LCD. En la del medio se lee una leyenda que dice “Falta para terminar con el corralito”. Y debajo aparece un cronómetro que señala los segundos, minutos y horas que faltan para llegar al 3 de agosto. Ese día el Gobierno pagará la último cuota del Boden 2012, una operación hecha diez años atrás por el equipo económico de Roberto Lavagna para desactivar el corralito.

En el Ministerio de Economía explican que el pago del Boden 2012 servirá para ratificar que hay dólares en la economía. Y que esos billetes, ya depositados en una cuenta del Banco Nación, están para pagar la deuda, un objetivo que la Presidenta había anunciado en su discurso de asunción. Para el año que viene la situación luce mucho más holgada. Sobre todo si la economía crece por debajo de 3,2%: en ese caso no se pagaría el cupón atado a la evolución del producto bruto.

Números

Según datos privados (los oficiales no están actualizados a la fecha), la brecha a financiar para este año es de US$ 14.500 millones, aproximadamente la mitad de ese monto debe abonarse en dólares (el resto de la deuda está denominada en pesos). Para 2013 la cifra caerá a US$ 4.000 millones y en 2014 a US$ 2.000 millones. El desendeudamiento con el sector privado podría desaparecer en siete años, calculan en la Secretaría de Financiamiento. “Si se continúan las políticas actuales y el crecimiento acompaña, se podría conseguir ese objetivo”.

Por supuesto eso no quiere decir que en el Ministerio de Economía crean que no hace falta volver a los mercados. El pago de la deuda con reservas, sumado a la desaparición del superávit de cuenta corriente, debilitó la oferta de dólares para este año. Lorenzino es un abogado especializado en políticas de financiamiento y muchas veces se especuló con un acuerdo con el Club de París. Sin embargo, nada de ello ocurrió y la Argentina no se vale de los mercados para financiarse.

Cerca del ministro explican que uno de los beneficios de la política de desendeudamiento de la última década fue la mejora de la composición de la deuda pública. Hoy más de la mitad de los pasivos son con respecto al propio sector público. La nacionalización del sistema de las AFJP y el crecimiento económico de los últimos años fueron los principales factores que explicaron el cambio de cartera. La principal consecuencia favorable de contar con más de la mitad de la deuda pública en manos de agencias del Estado es que el país no corre riesgo de refinanciamiento. “Al revés que nuestros pares de Brasil u otros países emergentes, la Argentina no está en un momento en elq ue tenga que salir a buscar financiamiento. Sería un momento difícil para ello porque se pagan spreads altos”, explican en Economía.

La imagen

En agosto el ministro y la Presidenta resaltarán los aspectos más salientes de la política de desendeudamiento de los últimos años. Explicarán que en una primera etapa, que fue entre 2002 y 2005, la macroeconomía generó excedentes fiscales y la Argentina no hacía transferencias al exterior. En una segunda etapa (a partir de 2005) el país empezó a pagar servicios de la deuda y la situación se volvió menos holgada. Entonces empezó una política de financiamiento basada en el desendeudamiento y en evitar recurrir a los mercados internacionales de capitales.

Por otro lado, la figura de Hernán Lorenzino luce debilitada desde el último tiempo. Si bien se esperaba que Axel Kicillof y Guillermo Moreno tuvieran un rol protagónico en cuestiones económicas, el ministro no se ha mostrado cerca de los principales anuncios en los últimos meses. Incluso se enteró de muchas decisiones relevantes unas horas antes de darse a conocer públicamente. Es por eso que desde su círculo creen que lo de agosto podría devolverle presencia dentro del Gobierno. De lo contrario la tensión con el viceministro continuará aumentando.

(De la edición impresa)

Te puede interesar

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *