La política social

El vaso medio lleno-medio vacío.

Un informe sobre empleo y desarrollo que elabora la Escuela de Economía de la Universidad Católica Argentina (UCA) señala que entre 2004 y 2011 los ingresos de los hogares más pobres crecieron a un ritmo superior al del resto de la población. Y agrega que existieron mejoras sustantivas en la distribución de ingresos. Aunque la brecha entre los ingresos del decil más rico y el más pobre disminuyó, aún alcanza a 20,7 puntos. En el año 2004, el ingreso familiar del 30% de los hogares más pobres era entre 0,08 y 0,34 veces el nivel promedio, mientras que en el año 2011 fue entre 0,15 y 0,44 veces el nivel promedio.

En la Argentina la cantidad de personas que trabaja es baja, y más aún en algunos sectores. Según el informe, la participación laboral de los miembros en edad de trabajar de las familias más pobres “es muy baja” y se sitúa en un 30% para el decil menor de la distribución de ingreso. Varios factores estructurales explican esta característica –como la maternidad temprana y los bajos niveles de educación y de formación para el trabajo–.

Sin embargo, es preocupante que entre 2004 y 2011 la participación laboral de los sectores más pobres haya disminuido en poco más de cuatro puntos y que la informalidad laboral en este sector aún se mantenga en un nivel cercano al 75%. A pesar de las mejoras en la situación económica, las brechas en la situación y las perspectivas laborales entre los diversos sectores de la población no han disminuido. “Las instituciones actuales del mercado laboral siguen siendo perjudiciales para los sectores más pobres”, explica el trabajo.

Por su parte, la proporción de familias que es propietaria de su vivienda cayó de 73% en 2004 a 69% en 2011. Esta disminución se da principalmente en las familias más pobres, en las que sólo 64% es propietario de su vivienda y el 14% la alquila. Sin embargo, la brecha es muy grande en la infraestructura sanitaria básica de los hogares. Por ejemplo, sólo 42% de los hogares más pobres tiene baño conectado a la red de cloacas, mientras que el porcentaje asciende al 92% para el decil más rico de la población. “Aunque entre 2004 y 2011 hubo algunas mejoras en el acceso a infraestructura sanitaria para los sectores más pobres, los cambios han sido poco significativos”.

Según el trabajo de la UCA “la política social ha sido bastante menos efectiva para enfrentar en forma decidida y sostenida los factores estructurales que son la base de la pobreza que existe en un amplio sector de la población. Para esto se requiere una visión estratégica de mediano y largo plazos”.

(De la edición impresa)

Te puede interesar

One Comment

  • Santiago dice:

    Coincido con lo que dice el articulo, pero no creo que la cantidad de personas que trabajan en la Argentina sea baja:

    – Según leí en el blog Foco Económico: La fracción de la población que trabaja esta en un record histórico (43% de la población en 2011, comparado con 33% en 2002 y 37% en 1998).

    – Según Fanelli (ver entrevista en El Estadista) la Argentina está en la mejor etapa de la transición demográfica, cuando la cantidad de gente que trabaja en relación a los dependientes llega a un máximo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *