Caen las reservas

Pese al cepo cambiario.

El objetivo de corto plazo de la política económica es acumular reservas para financiar los vencimientos de la deuda. Según un informe del Estudio Bein, esto último “no está teniendo todos los réditos que esperaba la política”. ¿Por qué? Porque las reservas cayeron hasta en los mejores meses del año en términos de oferta comercial de dólares, sin vencimientos fuertes de deuda pública y con el cepo cambiario funcionando a pleno. Es cierto que parte de la contrapartida de esta dinámica estuvo vinculada a la cancelación de préstamos del Banco de Basilea y otros bancos centrales por US$ 5.000 millones. Y otra parte de la caída estuvo ligada a las menores exportaciones producto del acortamiento en los plazos de liquidación.

Según Bein todo esto generó “un estrangulamiento en el capital de trabajo de varias compañías que se encontraron de golpe con una caída en las líneas de prefinanciación y la necesidad de anticipar la liquidación en plazos que no se condecían con los de cobro”.

Sin embargo, el grueso de la explicación de la caída de las reservas se explicó por la salida de depósitos en dólares, que en el último mes y medio más que compensó las compras del Banco Central en el mercado. El salto en la brecha cambiaria –que continúa–, sumado a los rumores estimulados por las idas y vueltas en la nueva agenda del Gobierno (de golpe empezó a hablar de pesificación) estimuló una nueva ronda en la salida de depósitos en dólares, que desde principios de mayo acumula US$ 3.000 millones y se suman a los US$ 3.000 millones que salieron entre octubre y diciembre de 2011. “Esto es nada más ni nada menos que el 40% de las colocaciones en dólares que tenía el sistema financiero en octubre pasado”, dice Bein.

Semejante salida de depósitos fue financiada parcialmente con una caída en los préstamos en dólares (básicamente prefinanciación de exportaciones) por US$ 1.800 millones, por algún aumento en las líneas de crédito del exterior del sistema financiero y fundamentalmente por una caída en los encajes del sistema que forman parte de las reservas del BCRA.

Según la última estadística del BCRA el excedente de depósitos en dólares de los bancos se redujo de US$ 6.200 millones a US$ 1.900 millones. El ritmo de salida de depósitos se desaceleró en las últimas semanas. De US$ 130 millones diarios (con picos de US$ 180 millones) pasó a US$ 20 millones diarios. Esta menor salida de depósitos, junto a las mayores compras del BCRA, permitió mostrar una recuperación de las reservas, que de todos modos van a caer dado que todavía faltan pagar vencimientos de deuda en dólares por US$ 5.000 millones en lo que resta del año.

Con la cuenta financiera cada vez más cerrada, la posibilidad de recomponer las reservas mientras se siguen utilizando para cancelar vencimientos de deuda queda atada casi en su totalidad a lo que ocurra con la próxima cosecha y sus precios. “Por suerte, las noticias en este sentido, con la soja a US$ 600 y proyecciones de cosecha 20% arriba para el próximo año, ofrencen un puente para reencauzar la praxis de la política, a lo que se suma un año como 2013 cuando los vencimientos de deuda en el mercado ascenderán a US$ 5.600 millones, de los cuales sólo US$ 4.900 millones son en moneda extranjera”.

(De la edición impresa)

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *