2013: ¿una tormenta perfecta?

Los pronósticos de Roubini.

Un colapso de la eurozona, una segunda recesión en EE.UU., una guerra en Oriente Medio, un aterrizaje brusco en China y una fuerte desaceleración de los mercados emergentes. Estos cinco fenómenos podrían darse en 2013, según el economista Nouriel Roubini y confluir, según sus palabras, “en una tormenta perfecta”. El pesimismo no termina ahí: los gobiernos, a diferencia de 2008-2009, tendrán menos herramientas para capear esa tormenta.

Las cinco variables parecen avanzar en la dirección que sugiere Roubini, aunque ninguno de los escenarios se haya consumado aún. El euro sigue siendo un club de 17 miembros, EE.UU. sigue creciendo, no hay guerra en Oriente Medio, el aterrizaje de China no es brusco y la desaceleración de los emergentes tampoco es tan pronunciada. Pero la fragilidad de la economía global es notoria y, como una reacción en cadena, basta que una sola de las profecías de Roubini se haga realidad para que la otra lo haga, y así sucesivamente.

Una encuesta reciente hecha por el Pew Research Center en 21 países relevantes, en términos económicos, muestra que sólo 27% de la población, en promedio, piensa que su economía nacional está en el buen camino. Los inversores también están más cautos y se refugian en los activos seguros; la confianza de los consumidores es débil y las proyecciones de crecimiento, casi en todo el mundo, se corrigen a la baja. Habrá que esperar para saber si la tormenta de Roubini se formará en 2013. Por lo pronto, parece ser que son muchos los que piensan como él.

¿Es tan así?

“El economista turco, fiel a su crónico pesimismo, volvió a emitir un pronóstico muy poco auspicioso (en rigor, casi catastrófico) para la economía global”, dice el último informe de Federico Muñoz & Asociados y se pregunta cuáles son las probabilidades de que el economista esté en lo cierto.  “Honestamente, en esta oportunidad nos cuesta adherir a sus pronósticos catastróficos”, dice el informe.

Si bien reconoce los problemas que señala Roubini, la consultora difiere en la dinámica que adquirirán.  Aún así, sostienen que en 2013 la economía global se desacelerará bruscamente en 2013.

Te puede interesar

One Comment

  • Walter Rella dice:

    Roubini, como otros economistas que la pegaron con otras crisis, es víctima de su propio personaje. No soy experto en economía global, pero me parece que no habrá frenazo brusco en China ni en las economías emergentes, ni guerra en Oriente Medio ni recesión en EE.UU. Lo que sí es cierto es que la crisis europea no termina y, si se espiraliza, los coletazos se sentirán en todos lados. Eso es lo único que puede terminar validando las profecías de Roubini. El resto es bullshit.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *