¿Sigue igual o se recupera?

¿Cómo sigue la economía?

Luciano Laspina, economista jefe del Departamento de Estudios Económicos del Banco Ciudad, opina que la economía continuará desacelerándose en la segunda mitad del año. ¿Las razones? No cree que se revierta ninguno de los factores que debilitaron el crecimiento en los últimos meses. “En mi opinión la tasa de crecimiento de la economía cayó por culpa del cepo cambiario, las restricciones a las importaciones y el mal clima para atraer inversiones”, explica Laspina. “Como no veo que el Gobierno modifique esto, mi pronóstico es que la economía continuará desacelerándose”.

Para Laspina la principal causa del enfriamiento es “endógena”, un término que los economistas suelen utilizar para los casos en los cuales los gobiernos se infligen un daño. Por el contrario, el kirchnerismo sostiene que el principal motivo de la desaceleración no obedece a causas locales sino a una crisis en la economía mundial provocada por las políticas de los países más ricos. Sin embargo, parecería que no todo es negativo en el mundo. “Lo positivo es el precio de la soja”, matiza Laspina. “Pese a que la mayor parte de la cosecha ya está vendida, las expectativas de las economías regionales mejorarán y eso reactivará la actividad”.

Con respecto a la economía mundial, los analistas coinciden en que una variable clave para el desempeño de la economía argentina será el crecimiento de Brasil. Agustín D’Attellis, un economista de la agrupación kirchnerista La GraN MaKro, es optimista al respecto. Opina que a la Argentina le irá mucho mejor en la segunda mitad del año que en la primera. “Las recientes medidas de política expansiva tomadas por Brasil, tanto fiscales como monetarias, permitirán una reactivación del principal socio comercial de la Argentina, que se traducirá en una recuperación del nivel de exportaciones”. Brasil bajó la tasa Selic, que está en sus mínimos históricos en el 8,5% anual, para alentar la inversión. También recurrió a la devaluación del real en los últimos meses y el paquete de medidas de compras estatales por US$ 4.200 millones, que a su criterio deberían lograr dar vuelta las expectativas para una recuperación. Laspina, a diferencia de D’Attellis, tiene una mirada escéptica sobre la marcha de Brasil. “Tal vez muestre un rebote en la industria automotriz”, dice referiéndose a la segunda mitad del año. “Pero de todas manera eso no cambia la tendencia de la economía en general: Brasil se está desacelerando”.

Ricardo Delgado, economista de la consultora Analytica, cree que en los próximos meses habrá que ver cómo impactan las recientes medidas que tomó el Gobierno. En el plano local, éstas son: la fuerte apuesta por el plan Procrear, los recientes créditos para jubilados y el cupo anunciado de préstamos a las empresas por $15.000 millones. Por su parte, el último informe del Estudio Bein (ver página 16) sostiene que la segunda mitad del año será mejor que la primera. Para los más pesimistas, en cambio, será difícil revertir la caída de los últimos meses. Los permisos para obras nuevas en la ciudad de Buenos Aires cayeron 46% en los primeros cinco meses del año en relación a 2011 mientras que en mayo la caída alcanzó 68%. De acuerdo a datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad, en los primeros cinco meses del año se firmaron 4.666 escrituras, el volumen más bajo en los últimos tres años. Este dato correspondiente a 2012 muestra una caída del 15,4% respecto al mismo lapso del 2011.

(De la edición impresa)

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *