Aparecen algunos “brotes verdes”

¿Ya pasó lo peor para el consumo privado?

Esto pasó, según la consultora Econviews, desde finales del año pasado hasta finales del primer semestre: “La desaceleración que venían mostrando los principales indicadores de actividad desde octubre pasado, y que luego mutó en contracciones mensuales e interanuales en los últimos meses, en abril y mayo finalmente alcanzó a las ventas y al consumo en general, que hasta ahora se mantenían prácticamente indemnes a dicho proceso, tras haber sido -por lejos- el principal motor de la expansión económica posterior a la recesión de 2008/09”.  Abril y mayo suelen ser, por varios motivos, los meses más flojos en lo referido a ingreso disponible.

Ya pasaron esos meses. Además, como advertimos en otras ediciones, el Gobierno seguiría fomentando el consumo, aunque no necesariamente por mecanismos “virtuosos”, como incrementos del salario real (este año, los sueldos tendrán una batalla más pareja contra la inflación o la crecación de emplos.  Pero sí mediante medidas nuevas, como la imposibilidad de atesorar dólares y otras, más viejas, como la mantención de tasas de interés muy por debajo de la inflación, lleva a muchas personas a consumir.  Estos motivos, entre otros, parecen haberle puesto un piso a la caída del consumo y abrir, de aquí a fin de año, proyecciones levemente más optimistas.

Así lo cree Econviews. “Las caídas mensuales registradas los últimos meses en los principales indicadores de ventas y consumo privado, y que se habían convertido en caídas interanuales en muchos casos, encontraron un freno en junio”, dice el último informe de la consultora que dirige Miguel Kiguel.

Algunos datos: 1. La venta de automotores moderó su caída interanual. En junio se vendieron 72,514 unidades, 1,6% menos que en igual mes de 2011.  La moderación contra mayo es clara: ese mes, las ventas se desplomaron 14,8%. La consultora espera que se vendan 900,000 unidades de punta a punta este año, lo que sería un alza de 2% versus 2011.  Hasta ahora, la caída acumulada del año es de 1,9%.

2. Las ventas en shopping centers pasaron a terreno positivo. “Las ventas en shopping centers -en 34 locales en Capital y GBA- crecieron 30,7% en pesos corrientes respecto a un año atrás (13,9% en mayo), lo que implica un alza anual en torno a 5,4% en volumen (frente a una caída de 8% en mayo), al considerarse la estimación de inflación anual en base a provincias (24%)”, sostiene la consultora.  En el acumulado anual, las ventas se mantienen estables versus 2011.

3.  Las ventas en los supermercados, también. Las ventas en estos establecimientos -en 1,650 locales en todo el país- crecieron 27,6% en pesos corrientes respecto a un año atrás (22,8% en mayo), lo que implica un alza anual en torno a 2,9% en volumen (frente a una caída de 0,8% el mes anterior). “En lo que va del año las ventas en supermercados acumulan un alza de 3,1% respecto a un año atrás”.

4. Los niveles de consumo con tarjeta no se han visto afectados. En efecto, en junio se mantuvo el mayor uso de financiamiento con tarjetas de crédito, que siguió creciendo con fuerza respecto a un año atrás, tanto nominalmente (51,7%) como en términos reales (22,3%).

Pero no todos los datos fueron buenos.  Las ventas minoristas -en 776 locales en todo el país- cayeron 6,8% respecto a un año atrás, aunque la caída se explica principalmente por los problemas del sector inmobiliario.  Aún así, fue la cuarta caída mensual consecutiva y, también, la cuarta vez desde la recesión de 2008/09. “Las ventas cayeron en todos los rubros, destacándose los electrodomésticos (-4,2%), que moderaron su caída respecto a la del mes pasado (-6,2%), y las inmobiliarias (-33,4%) que, al contrario, aceleraron su caída respecto al mes pasado (-21,4%), muy afectadas por el cepo cambiario. Con la caída de junio, las ventas minoristas acumulan una caída de 1,9% respecto a un año atrás”, dice el informe.

“En los próximos meses, próximos meses esperamos cierta estabilidad en las ventas, habiendo ya soportado lo peor en los últimos meses”, dice la consultora y proyecta un crecimiento interanual de 1,8% del consumo privado, “lo que implicaría un moderado repunte durante el segundo semestre del año” y de 1% para el PIB.

Con miras al segundo semestre, del que tanto han hablado los economistas locales, el motor del consumo privado parece haberse encendido nuevamente.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *