¿América Latina se queda atrás?

Cambios en la economía global.

Las altas tasas de crecimiento de la región parecen estar quedando atrás y, a su vez, la diferencia con las tasas de crecimiento de otros mercados emergentes se agrandan. Según las proyecciones más recientes del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía global crecerá 3,5% en 2012. Las economías avanzadas crecerán 1,4% y las emergentes, 5,6%. En América Latina pasará algo que no pasó en los últimos años: crecerá 3,4%, es decir, levemente por debajo del crecimiento global. Su tasa de expansión estará en una posición equidistante de la tasa promedio de los países centrales y la de las naciones en vías de desarrollo. Tanto en 2010 como 2011, el crecimiento de la región estuvo por encima del promedio mundial: 0,9 y 0,6 puntos, respectivamente. La CEPAL, en tanto, mantiene su pronóstico de crecimiento para América Latina en 3,7% en 2012.

La economía global se viene desacelerando con fuerza desde 2010. Ese año se expandió a 5,3% y en 2011 la cifra cayó a 3,9%. La tendencia se dio en los países avanzados (3,2% en 2010; 1,6% en 2011 y 1,4% proyectado en 2012) y también en los emergentes (7,5%, en 2010; 6,2% en 2011 y 5,6% proyectado para el año en curso). Más allá de las diferencias de velocidad, no hay desacople: la tendencia es la misma. América Latina. Es obvio que no estuvo ajena a ese frenazo: creció 6,2% en 2010, 4,5% en 2011 y lo haría a 3,4% este año. Si se contrasta el crecimiento latinoamericano con el de los emergentes en general se observa que el diferencial fue de 1,3 puntos porcentuales en 2010, de 1,7 en 2011 y sería de 2,2 en 2012. Es decir, la brecha de crecimiento entre la región y el resto de las economías emergentes se amplía.

Si se compara con las otras regiones emergentes, la región también parece quedarse atrás. Africa subsahariana crecerá 5,4% y 5,3% en 2012 y 2013, respectivamente; en Oriente Medio y el norte de Africa, la expansión sería de 5,5% y 3,7%, respectivamente y en Asia emergente, de 7,1% y 7,5%, respectivamente. La única región que crecerá menos que América Latina en 2012- 2013 será Europa central y oriental, que se expandirán 1,9% y 2,8%.

Entonces, ¿está quedando relegada la región? Hay datos mixtos. Por ejemplo, en 2013 la economía global crecerá 3,9% y la región 4,2%, es decir, volverá a crecer por encima del crecimiento global. Si bien crecerá 1,7 puntos por debajo del promedio de los emergentes, se achicará el diferencial de 2,2 que, según el FMI, se registraría este año.

Disparidad

El 3,4% que pronostica el FMI para la región es sólo un promedio que no permite ver las disparidades que existen entre los países. Un informe reciente del banco canadiense Scotiabank, realizado por el economista argentino Pablo Breard, argumenta que las realidades económicas de la región son distintas. Algunos países, como Mexico y otros centroamericanos, están muy atados a lo que ocurre en EE.UU. y otros, especialmente, en América del Sur están más ligados a lo que ocurre en Asia y, también, en sus propios mercados internos. Además, no todos tienen la misma robustez macroeconómica. Por lo tanto, hablar de América Latina como un conjunto homogéneo no es lo más correcto.

Según el informe de Breard, la Argentina crecerá 2% promedio en el bienio 2012-2013; Brasil, 3,2%; Venezuela, 3,5%; México, 3,7%; Uruguay, 3,8%; Colombia, 3,9%; Chile, 5,4% y Perú, 6,2%. Es decir, algunos países crecerán a tasas asiáticas y, otros, a tasas de países avanzados. Las perspectivas de la economía global, un factor clave en el desempeño económico de la región, ya no ayudarían tanto como antes, creen los especialistas. En ese escenario, las disparidades entre América Latina y los países emergentes más dinámicos, básicamente los del Asia Pacífico, seguirán. Pero también seguirán las disparidades al interior de la región.

(De la edición impresa)

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *