¿Al final el Gobierno ajustó?

¿Qué dicen los economistas?

En los meses previos a las elecciones de 2011 la economía registró niveles altos de consumo y de producción. Hoy, en cambio, la economía camina al borde del estancamiento. Hay sectores que directamente están en recesión. La inversión cayó 13% en el último año. ¿Podrá pasar lo mismo que unos años atrás cuando la economía pasó vertiginosamente de la recesión a la expansión? ¿La economía se recuperará de cara a las elecciones de 2013? Aún no se sabe.

Lo que sí se sabe es que en 2009 el mundo vivió la peor crisis económica en ochenta años y el comercio global cayó más de 10%. La recuperación de la economía argentina obedeció –en parte– a las medidas adoptadas por los principales líderes mundiales. También el Gobierno Argentino tomó medidas. El peso se devaluó 19% en los doce meses siguientes a la caída de Lehman Brothers y el equilibrio fiscal sufrió un deterioro de 3 puntos del producto (en un año). La tasa de inflación cayó cerca de 5 puntos porcentuales y como resultado de todo ello la industria recuperó competitividad. Entonces la economía volvió a crecer en 2010-2011. ¿Podrá ahora el kirchnerismo conseguir lo mismo?

Néstor y Cristina Kirchner siempre apuntaron a aumentar el poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores como estrategia para crear un clima favorable antes de las elecciones. Hay indicios de que el Gobierno está dispuesto a levantar el pie del acelerador. En mayo el gasto público creció a una tasa menor a la de los meses anteriores. La tasa de expansión de la base monetaria se estabilizó. El dólar a fin de año se habrá devaluado cerca de 10%. En varias provincias aumentaron los impuestos. Y el Gobierno Nacional mantuvo el mínimo no imponible para el pago del impuesto a las ganancias. Es el ajuste. ¿Contraatacarán en 2013?

El ajuste

Para el economista de Cippec, Eduardo Levy Yeyati, el ajuste luce similar al de 2009 aunque no es lo mismo estrictamente. “Esta vez es producto de errores de la política económica del Gobierno y la otra vez fue culpa de la crisis internacional”. Los principales pronósticos sobre la economía mundial descartan otra recesión global (como la de 2009) y coinciden que 2012 será otro año de crecimiento. Según Consensus Forecast los países ricos crecerán 1,4% y los emergentes 5,2%. En las últimas semanas hubo revisiones a la baja en estos pronósticos. La pauta de crecimiento para la economía mundial pasó de 2,4% a 2,1%. Para la Argentina esto es una buena noticia. Una incógnita es saber dónde finalizará la actual desaceleración. Si el ajuste es realizado solamente por el sector privado y no por el público, como sostiene José Luis Espert, el riesgo de una caída más profunda será mayor. “El rojo fiscal llega al 4% del producto bruto, el segundo más alto en los últimos veinte años. Si se tiene en cuenta que la recaudación es 10% más alta, no hay dudas de quién está pagando el ajuste”.

El consumo

Todo indica que la economía se ‘reseteará’ en los próximos meses. El consumo se expandirá a tasas bajas y sectores de la industria permanecerán en recesión. Según CAME el gasto de los particulares cayó 0,9% entre enero y mayor respecto a un año atrás. Guillermo Oliveto, director de la consultora W, reconoce que la demora de las negociaciones salariales ralentizará el crecimiento del consumo en 2012. El crecimiento de las ventas de alimentos, bebidas, tocador y limpieza, será similar al de la economía en su conjunto: alrededor de 2%. También Ecolatina puso en un informe reciente que los aumentos salariales no superarán los de la tasa de inflación. Una de las consecuencias favorables que tuvo el ajuste de 2009 fue la caída de la tasa de inflación. Pero la mayoría de los economistas descarta que eso suceda este año. Las negociaciones salariales aún no resueltas impiden asegurar que la tasa de inflación vaya a recorrer un camino descendente. Si la recuperación llega a fin de año entonces hay mayores chances de que la dinámica inflacionaria vuelva a reactivarse sobre un piso mayor que el de 2009.

La restricción externa

El año pasado, por primera vez durante el kirchnerismo, la Argentina no registró superávit de cuenta corriente. Entre 2003 y 2010 habían ingresado US$ 53.000 millones al país por aquel concepto. Pero en 2011 el número dio cero. Ramiro Castiñeira, de la consultora Econométrica, cree que “la economía argentina se quedó sin dólares y eso frenó la rueda. Hasta que no vuelvan a ingresar y quedarse los dólares en la economía, la actividad no volverá a crecer”. ¿Por qué la Argentina se quedó sin dólares? Hay quienes creen que es por las malas decisiones de política económica del Gobierno. Otros ponen foco en el déficit energético. Hay quienes creen que la Argentina volvió a chocarse con la restricción externa. Otros en cambio creen que la desaceleración actual es producto de lo que llaman ‘mala praxis’ del Gobierno. Como sea, el crecimiento en 2012 será menor al de 20110. Según Miguel Angel Broda el producto crecerá alrededor de 1%. Una expansión por debajo de la capacidad instalada que tiene la economía tiene un solo nombre: ajuste.

(De la edición impresa)

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *