El cardenal Mario Poli, a cargo de la homilía, dijo que “no hay realidad social que no pueda ser cambiada para bien”